(8 Porciones)

7 g. de gelatina sin sabor

Jugo de 2 limones

1/4 de taza de vino espumante

1 lata de leche condensada

Ralladura de 1 limón

200 ml de crema de leche

8 cucharadas de azúcar

4 claras

7 g. de gelatina sin sabor

Jugo de 2 limones

1/4 de taza de vino espumante

1 lata de leche condensada

Ralladura de 1 limón

200 ml de crema de leche

8 cucharadas de azúcar

4 claras

En un recipiente, hidratar la gelatina con el jugo de limón y el espumante. Entibiar durante 20 segundos en el horno de microondas o unos segundos a fuego mínimo sobre hornilla.

Incorporar la leche condensada a la gelatina. Mezclar bien y luego, agregar la ralladura de limón

Batir la crema de leche con batidor de alambre o en batidora eléctrica, a medio punto. Reservar

Comenzar a batir las claras hasta que estén espumosas y dupliquen su volúmen. Agregar el azúcar en forma de lluvia, sin detener el batido.

Continuar batiendo hasta obtener un merengue firme y brillante.

Agregar la crema batida a la preparación de limón. Incorporar el merengue con movimientos suaves y envolventes, para no bajar el volumen del batido. Llevar al refrigerador durante 2 horas.



En un recipiente, hidratar la gelatina con el jugo de limón y el espumante. Entibiar durante 20 segundos en el horno de microondas o unos segundos a fuego mínimo sobre hornilla.



Incorporar la leche condensada a la gelatina. Mezclar bien y luego, agregar la ralladura de limón



Batir la crema de leche con batidor de alambre o en batidora eléctrica, a medio punto. Reservar



Comenzar a batir las claras hasta que estén espumosas y dupliquen su volúmen. Agregar el azúcar en forma de lluvia, sin detener el batido.



Continuar batiendo hasta obtener un merengue firme y brillante.



Agregar la crema batida a la preparación de limón. Incorporar el merengue con movimientos suaves y envolventes, para no bajar el volumen del batido. Llevar al refrigerador durante 2 horas.