(4 Porciones)

500 g de hojaldre básico, rápido o

invertido

Glasé

250 g de azúcar glass

1 clara (20 a 30 unidades)

 

500 g de hojaldre básico, rápido o

invertido

Glasé

250 g de azúcar glass

1 clara (20 a 30 unidades)

 

GLASÉ Tamizar un poco de azúcar sobre la clara, mezclar y luego tamizar el resto.

Batir con un batidor de alambre hasta que tenga la consistencia deseada. Debe quedar fluido.

Armado Estirar el hojaldre en forma rectangular hasta que tenga 5 mm de espesor y una medida de 30 x 20 cm. Untar toda la superficie con la mezcla de azúcar y clara, incluso los bordes.

Con ayuda de un cuchillo, cortar el rectángulo en tiras de 10 a 12 cm de ancho.

Luego, cortarlo al medio, transversalmente.

Dejar reposar durante 30 minutos en un lugar fresco, hasta que el glasé se seque. Distribuir los rectángulos en una bandeja para horno. Cocinar en horno precalentado a temperatura alta, 190 °C, hasta que se doren y queden bien cocidos por dentro. De ser necesario, bajar la temperatura del horno para que se cocine bien el interior. Retirar y dejar enfriar a temperatura ambiente.



GLASÉ Tamizar un poco de azúcar sobre la clara, mezclar y luego tamizar el resto.



Batir con un batidor de alambre hasta que tenga la consistencia deseada. Debe quedar fluido.



Armado Estirar el hojaldre en forma rectangular hasta que tenga 5 mm de espesor y una medida de 30 x 20 cm. Untar toda la superficie con la mezcla de azúcar y clara, incluso los bordes.



Con ayuda de un cuchillo, cortar el rectángulo en tiras de 10 a 12 cm de ancho.



Luego, cortarlo al medio, transversalmente.



Dejar reposar durante 30 minutos en un lugar fresco, hasta que el glasé se seque. Distribuir los rectángulos en una bandeja para horno. Cocinar en horno precalentado a temperatura alta, 190 °C, hasta que se doren y queden bien cocidos por dentro. De ser necesario, bajar la temperatura del horno para que se cocine bien el interior. Retirar y dejar enfriar a temperatura ambiente.