(15 Porciones)

Merengue

150 g de claras

160 g de azúcar

60 g de azúcar impalpable

Crema de mascarpone

4 yemas

150 g de azúcar

2 cdas. de agua

250 g de queso mascarpone

200 ml de crema de leche

Fruta fresca, para decorar

 

Merengue

150 g de claras

160 g de azúcar

60 g de azúcar impalpable

Crema de mascarpone

4 yemas

150 g de azúcar

2 cdas. de agua

250 g de queso mascarpone

200 ml de crema de leche

Fruta fresca, para decorar

 

Merengue Batir las claras a nieve con batidora eléctrica. Agregar el azúcar en forma de lluvia y continuar batiendo hasta que alcance una consistencia sostenida.

Incorporar el azúcar impalpable tamizada con movimientos envolventes.

Con una espátula, colocar la preparación de merengue sobre una placa con papel manteca, dando forma a dos discos de 22 cm de diámetro, apróximadamente. Hornear a 90 °C durante dos horas.

Crema de mascarpone Batir las yemas con el azúcar y el agua en un bol, con una batidora eléctrica. Llevar a baño María siempre batiendo hasta que llegue a los 85° C. Retirar del fuego y seguir batiendo hasta que tome temperatura ambiente. Agregar el queso mascarpone y mezclar con una espátula en forma envolvente.

En otro bol batir la crema de leche a medio punto. Agregar a la mezcla anterior.

Untar la superficie de un disco de merengue con una parte de la crema de mascarpone. Colocar el otro disco de merengue por encima. Cubrir la superficie de la Pavlova con el resto de la crema de mascarpone. Decorar la torta con la fruta fresca que se desee.



Merengue Batir las claras a nieve con batidora eléctrica. Agregar el azúcar en forma de lluvia y continuar batiendo hasta que alcance una consistencia sostenida.



Incorporar el azúcar impalpable tamizada con movimientos envolventes.



Con una espátula, colocar la preparación de merengue sobre una placa con papel manteca, dando forma a dos discos de 22 cm de diámetro, apróximadamente. Hornear a 90 °C durante dos horas.



Crema de mascarpone Batir las yemas con el azúcar y el agua en un bol, con una batidora eléctrica. Llevar a baño María siempre batiendo hasta que llegue a los 85° C. Retirar del fuego y seguir batiendo hasta que tome temperatura ambiente. Agregar el queso mascarpone y mezclar con una espátula en forma envolvente.



En otro bol batir la crema de leche a medio punto. Agregar a la mezcla anterior.



Untar la superficie de un disco de merengue con una parte de la crema de mascarpone. Colocar el otro disco de merengue por encima. Cubrir la superficie de la Pavlova con el resto de la crema de mascarpone. Decorar la torta con la fruta fresca que se desee.