(12 Porciones)

Base

100 ml de crema de leche

200 g de chocolate

1 pizca de sal

200 g de cereales

Mousse de avellanas

3 yemas

40 g de azúcar

180 ml de leche

530 ml de crema de leche

250 g de pasta de avellanas

10 g de gelatina sin sabor

100 ml de agua fría

Base

100 ml de crema de leche

200 g de chocolate

1 pizca de sal

200 g de cereales

Mousse de avellanas

3 yemas

40 g de azúcar

180 ml de leche

530 ml de crema de leche

250 g de pasta de avellanas

10 g de gelatina sin sabor

100 ml de agua fría

BASE Calentar la crema de leche y verterla sobre el chocolate finamente picado. Espolvorear con la sal y mezclar enérgicamente con un batidor hasta que el chocolate se derrita por completo.

Agregar los cereales y mezclar bien con ayuda de una espátula o de una cuchara de madera.

Verter la mezcla en un molde para tarta de 30 cm de diámetro forrado con papel film. Ayudarse con una espátula. Reservar en el refrigerador hasta el momento de utilizar.

MOUSSE DE AVELLANAS Batir las yemas junto con el azúcar hasta obtener una crema espumosa.

Colocar la leche y 180 ml de la crema de leche en una olla pequeña y llevar sobre fuego moderado, hasta calentar. Pasarlas por un tamiz y verter sobre la mezcla de yemas. Mezclar bien y llevar sobre fuego suave hasta que alcance los 85° C.

Retirar del fuego y agregar a la pasta de avellanas. Batir enérgicamente hasta integrar por completo.

Incorporar la gelatina hidratada en agua fría e integrar con ayuda de una espátula con movimientos suaves.

Bajar un poco la temperatura de la preparación realizando un baño María invertido. Revolver constantemente con la espátula mientras se enfría.

Batir la crema de leche restante (350 ml) a medio punto. Incorporarla a la preparación anterior con movimientos suaves y envolventes.

Verter la preparación en el molde. Llevar al refrigerador durante, al menos, 4 horas. Retirar, desmoldar con cuidado y cortar en porciones. Servir cada porción con un copete de crema batida a punto chantillí.



BASE Calentar la crema de leche y verterla sobre el chocolate finamente picado. Espolvorear con la sal y mezclar enérgicamente con un batidor hasta que el chocolate se derrita por completo.



Agregar los cereales y mezclar bien con ayuda de una espátula o de una cuchara de madera.



Verter la mezcla en un molde para tarta de 30 cm de diámetro forrado con papel film. Ayudarse con una espátula. Reservar en el refrigerador hasta el momento de utilizar.



MOUSSE DE AVELLANAS Batir las yemas junto con el azúcar hasta obtener una crema espumosa.



Colocar la leche y 180 ml de la crema de leche en una olla pequeña y llevar sobre fuego moderado, hasta calentar. Pasarlas por un tamiz y verter sobre la mezcla de yemas. Mezclar bien y llevar sobre fuego suave hasta que alcance los 85° C.



Retirar del fuego y agregar a la pasta de avellanas. Batir enérgicamente hasta integrar por completo.



Incorporar la gelatina hidratada en agua fría e integrar con ayuda de una espátula con movimientos suaves.



Bajar un poco la temperatura de la preparación realizando un baño María invertido. Revolver constantemente con la espátula mientras se enfría.



Batir la crema de leche restante (350 ml) a medio punto. Incorporarla a la preparación anterior con movimientos suaves y envolventes.



Verter la preparación en el molde. Llevar al refrigerador durante, al menos, 4 horas. Retirar, desmoldar con cuidado y cortar en porciones. Servir cada porción con un copete de crema batida a punto chantillí.