(12 Porciones)

250 g de mantequilla

100 g de azúcar

50 g de cacao semiamargo

4 cucharadas de leche

50 g de almendras molidas

300 g de galletas de vainilla

Gotas de chocolate, para decorar

 

250 g de mantequilla

100 g de azúcar

50 g de cacao semiamargo

4 cucharadas de leche

50 g de almendras molidas

300 g de galletas de vainilla

Gotas de chocolate, para decorar

 

Colocar la mantequilla en una sartén y llevar sobre fuego suave hasta fundir por completo. Retirar del fuego y dejar enfriar a temperatura ambiente. También se puede derretir en el horno de microondas.

Colocar el cacao en un recipiente y verter por encima la leche fría. Mezclar con ayuda de una cuchara o de un tenedor hasta obtener una pasta.

Verter la mantequilla a temperatura ambiente y mezclar bien hasta que esté completamente integrada a la pasta de cacao. Mezclar enérgicamente hasta obtener una preparación homogénea.

Espolvorear por encima el polvo de almendras y mezclar.

Forrar un molde rectangular para budín con papel de aluminio. Verter un poco de la preparación de chocolate en la base del molde.

Acomodar las galletas sobre la preparación de chocolate a modo de capa, cubriendo toda la superficie. Volver a cubrir con otro poco de la preparación de chocolate y hacer otra capa de galletas. Repetir hasta completar el molde. Terminar con una capa de chocolate. Llevar al refrigerador 4 horas. Retirar, desmoldar con cuidado, de ser necesario pasar el molde por agua caliente. Decorar con gotas de chocolate



Colocar la mantequilla en una sartén y llevar sobre fuego suave hasta fundir por completo. Retirar del fuego y dejar enfriar a temperatura ambiente. También se puede derretir en el horno de microondas.



Colocar el cacao en un recipiente y verter por encima la leche fría. Mezclar con ayuda de una cuchara o de un tenedor hasta obtener una pasta.



Verter la mantequilla a temperatura ambiente y mezclar bien hasta que esté completamente integrada a la pasta de cacao. Mezclar enérgicamente hasta obtener una preparación homogénea.



Espolvorear por encima el polvo de almendras y mezclar.



Forrar un molde rectangular para budín con papel de aluminio. Verter un poco de la preparación de chocolate en la base del molde.



Acomodar las galletas sobre la preparación de chocolate a modo de capa, cubriendo toda la superficie. Volver a cubrir con otro poco de la preparación de chocolate y hacer otra capa de galletas. Repetir hasta completar el molde. Terminar con una capa de chocolate. Llevar al refrigerador 4 horas. Retirar, desmoldar con cuidado, de ser necesario pasar el molde por agua caliente. Decorar con gotas de chocolate