(6 Porciones)

100 g de harina

80 g de harina leudante

1 pizca de sal

1 taza de agua helada

250 g de mantequilla fría

1 huevo para pincelar

Crema batida, cantidad necesaria

Frutas de estación, cantidad necesaria

100 g de harina

80 g de harina leudante

1 pizca de sal

1 taza de agua helada

250 g de mantequilla fría

1 huevo para pincelar

Crema batida, cantidad necesaria

Frutas de estación, cantidad necesaria

Integrar las dos harinas, la pizca de sal y el agua helada. Mezclar hasta obtener un bollo liso y homogéneo. Extender la masa con un rodillo sobre una superficie enharinada, dándole forma de rectángulo.

Cortar la mantequilla en láminas y colocarlas sobre el rectángulo de masa, dejar unos centímetros libres en los laterales para poder doblar la masa hacia dentro y contener la mantequilla.

Doblar la masa al medio, cuidando que la mantequilla no se escape. Presionar los bordes para cerrar. Doblar la masa en tres partes y extenderla con el rodillo sobre una superficie ligeramente enharinada.

Volver a doblar, esta vez en cuatro partes. Envolver la masa en papel transparente y dejar en el refrigerador por 30 minutos. Repetir los procedimientos de doblar, envolver y enfriar dos veces más. Una vez terminado el proceso, envolver en papel transparente y dejar en el refrigerador durante 2 horas.

Extender la masa y cortar 12 círculos con ayuda de un cortapastas. Cortar el centro de 6 de los 12 círculos, con un cortapastas de menor diámetro y descartarlo. Pincelar los círculos con huevo y coloca los círculos sin centro sobre los círculos enteros. Ponerlos en una bandeja para horno engrasada y enharinada. Cocinar en horno precalentado, a temperatura moderada (180 ºC), hasta que estén dorados. Retirar, rellenar con crema chantillí y frutas frescas.



Integrar las dos harinas, la pizca de sal y el agua helada. Mezclar hasta obtener un bollo liso y homogéneo. Extender la masa con un rodillo sobre una superficie enharinada, dándole forma de rectángulo.



Cortar la mantequilla en láminas y colocarlas sobre el rectángulo de masa, dejar unos centímetros libres en los laterales para poder doblar la masa hacia dentro y contener la mantequilla.



Doblar la masa al medio, cuidando que la mantequilla no se escape. Presionar los bordes para cerrar. Doblar la masa en tres partes y extenderla con el rodillo sobre una superficie ligeramente enharinada.



Volver a doblar, esta vez en cuatro partes. Envolver la masa en papel transparente y dejar en el refrigerador por 30 minutos. Repetir los procedimientos de doblar, envolver y enfriar dos veces más. Una vez terminado el proceso, envolver en papel transparente y dejar en el refrigerador durante 2 horas.



Extender la masa y cortar 12 círculos con ayuda de un cortapastas. Cortar el centro de 6 de los 12 círculos, con un cortapastas de menor diámetro y descartarlo. Pincelar los círculos con huevo y coloca los círculos sin centro sobre los círculos enteros. Ponerlos en una bandeja para horno engrasada y enharinada. Cocinar en horno precalentado, a temperatura moderada (180 ºC), hasta que estén dorados. Retirar, rellenar con crema chantillí y frutas frescas.