(10 Porciones)

7 g de gelatina

sin sabor

Jugo de 2 limones

1 lata de leche

condensada

Ralladura de

1 limón

200 ml de crema

de leche

4 claras

8 cucharadas

de azúcar

Merengue italiano:

200 g de azúcar

Agua, cantidad

necesaria

100 g de claras

7 g de gelatina

sin sabor

Jugo de 2 limones

1 lata de leche

condensada

Ralladura de

1 limón

200 ml de crema

de leche

4 claras

8 cucharadas

de azúcar

Merengue italiano:

200 g de azúcar

Agua, cantidad

necesaria

100 g de claras

Hidratar la gelatina con el jugo de limón. Calentar durante 20 segundos en el microondas y mezclar con la leche condensada y la ralladura de limón. Reservar.

En otro bol, colocar la crema de leche y batir a medio punto con una batidora eléctrica. Reservar.

Batir las claras en un bol hasta que estén espumosas, agregar el azúcar en forma de lluvia y continuar batiendo con la batidora eléctrica hasta lograr un merengue firme y brillante. Reservar.

Añadir la crema batida a la preparación de leche condensada y mezclar con espátula. Por último, agregar el merengue con movimientos envolventes. Mezclar hasta integrar. Dejar en el refrigerador durante 2 horas. Retirar y disponer en vasos.

Para el merengue italiano, colocar el azúcar en una olla y cubrir con el agua. Asegurarse de que toda el azúcar esté húmeda. Llevar al fuego y hervir. Cuando el almíbar esté en 110 °C, aproximadamente, empezar a batir las claras a nieve hasta que se formen picos. Cuando el almíbar alcance los 118-120 °C, retirar del fuego y agregar a las claras en forma de hilo constante mientras se bate hasta que la preparación se enfríe por completo y se obtenga un merengue firme.

Colocar el merengue dentro de una manga con boquilla rizada. Decorar cada mousse con un copo de merengue, trabajando en círculos.

Quemar la superficie del merengue con un soplete



Hidratar la gelatina con el jugo de limón. Calentar durante 20 segundos en el microondas y mezclar con la leche condensada y la ralladura de limón. Reservar.



En otro bol, colocar la crema de leche y batir a medio punto con una batidora eléctrica. Reservar.



Batir las claras en un bol hasta que estén espumosas, agregar el azúcar en forma de lluvia y continuar batiendo con la batidora eléctrica hasta lograr un merengue firme y brillante. Reservar.



Añadir la crema batida a la preparación de leche condensada y mezclar con espátula. Por último, agregar el merengue con movimientos envolventes. Mezclar hasta integrar. Dejar en el refrigerador durante 2 horas. Retirar y disponer en vasos.



Para el merengue italiano, colocar el azúcar en una olla y cubrir con el agua. Asegurarse de que toda el azúcar esté húmeda. Llevar al fuego y hervir. Cuando el almíbar esté en 110 °C, aproximadamente, empezar a batir las claras a nieve hasta que se formen picos. Cuando el almíbar alcance los 118-120 °C, retirar del fuego y agregar a las claras en forma de hilo constante mientras se bate hasta que la preparación se enfríe por completo y se obtenga un merengue firme.



Colocar el merengue dentro de una manga con boquilla rizada. Decorar cada mousse con un copo de merengue, trabajando en círculos.



Quemar la superficie del merengue con un soplete