(10 Porciones)

250 g de harina

160 g de azúcar flor

100 g de mantequilla

3 yemas

Ralladura de 1 limón

Crema pastelera de limón:

1 huevo

1 yema

100 g de azúcar

50 g de almidón de maíz

500 ml de leche

Ralladura de 2 limones

1 cucharadita de vainilla

30 g de mantequilla

Cubierta:

2 mangos

2 kiwis

1 durazno

250 g de harina

160 g de azúcar flor

100 g de mantequilla

3 yemas

Ralladura de 1 limón

Crema pastelera de limón:

1 huevo

1 yema

100 g de azúcar

50 g de almidón de maíz

500 ml de leche

Ralladura de 2 limones

1 cucharadita de vainilla

30 g de mantequilla

Cubierta:

2 mangos

2 kiwis

1 durazno

Colocar la harina con el azúcar flor y la mantequilla en un procesador de alimentos. Procesar hasta lograr una textura arenosa.

Agregar las yemas y la ralladura de limón. Volver a procesar hasta integrar y lograr una masa lisa y tierna. Reservar en el refrigerador durante 30 minutos. Retirar. Con ayuda de un bolillo, estirar la masa sobre una superficie ligeramente enharinada hasta que tenga 3 mm de espesor. Forrar los moldes para tartaletas. Cubrir la masa con papel aluminio y rellenar con porotos, de modo que ejerzan peso sobre la masa. Hornear a 180° C durante 10 minutos o hasta que la masa esté apenas dorada.

Para la crema pastelera, mezclar el huevo, la yema, el azúcar y el almidón con el batidor. Reservar.

Calentar la leche con la ralladura de limón, sin que rompa hervor, y verter sobre la mezcla anterior. Mezclar. Colocar en la olla donde se hirvió la leche y llevar sobre fuego mediano. Dejar hervir 1 minuto, hasta que la preparación espese.

Retirar del fuego y volcar la preparación dentro de un bol. Perfumar con la esencia de vainilla y añadir la mantequilla. Mezclar bien. Cubrir con papel film en contacto con la crema, para que no se forme una película dura. Conservar en el refrigerador hasta el momento de utilizar.

Rellenar las tartaletas con la crema pastelera. Cubrir la superficie con el mango, el kiwi y el durazno pelados y cortados en trozos.-



Colocar la harina con el azúcar flor y la mantequilla en un procesador de alimentos. Procesar hasta lograr una textura arenosa.



Agregar las yemas y la ralladura de limón. Volver a procesar hasta integrar y lograr una masa lisa y tierna. Reservar en el refrigerador durante 30 minutos. Retirar. Con ayuda de un bolillo, estirar la masa sobre una superficie ligeramente enharinada hasta que tenga 3 mm de espesor. Forrar los moldes para tartaletas. Cubrir la masa con papel aluminio y rellenar con porotos, de modo que ejerzan peso sobre la masa. Hornear a 180° C durante 10 minutos o hasta que la masa esté apenas dorada.



Para la crema pastelera, mezclar el huevo, la yema, el azúcar y el almidón con el batidor. Reservar.



Calentar la leche con la ralladura de limón, sin que rompa hervor, y verter sobre la mezcla anterior. Mezclar. Colocar en la olla donde se hirvió la leche y llevar sobre fuego mediano. Dejar hervir 1 minuto, hasta que la preparación espese.



Retirar del fuego y volcar la preparación dentro de un bol. Perfumar con la esencia de vainilla y añadir la mantequilla. Mezclar bien. Cubrir con papel film en contacto con la crema, para que no se forme una película dura. Conservar en el refrigerador hasta el momento de utilizar.



Rellenar las tartaletas con la crema pastelera. Cubrir la superficie con el mango, el kiwi y el durazno pelados y cortados en trozos.-