(24 Porciones)

Para la masa

300 g de harina

1 cucharadita de polvo para hornear

150 g de mantequilla

80 g de azúcar

Agua fría, cantidad necesaria

 

Para el relleno

500 g de dulce de membrillo

2 cucharadas de agua

Para la masa

300 g de harina

1 cucharadita de polvo para hornear

150 g de mantequilla

80 g de azúcar

Agua fría, cantidad necesaria

 

Para el relleno

500 g de dulce de membrillo

2 cucharadas de agua

Para la masa, colocar la harina, el polvo para hornear, la mantequilla y el azúcar en un recipiente. Para que no se caliente, trabajar con punta de dedos hasta obtener un arenado (mezcla en forma de migas).

Agregar lentamente el agua y trabajar la masa. Amasar un poco con las manos hasta obtener una masa tierna.

Envolverla con papel film y dejar descansar en el refrigerador. Retirar y estirar ¾ de la masa rápida sobre una superficie ligeramente enharinada y extenderla sobre una tartera desmoldable forrada con papel mantequilla. Reservar el resto de la masa para hacer un enrejado.

Para el relleno, cortar el dulce de membrillo en cubos del mismo tamaño y colocarlos, junto con el agua, en una olla sobre fuego suave hasta que se derrita y forme una pasta espesa. Revolver con una cuchara de madera ocasionalmente, para que el membrillo no se pegue a la olla.

Verter el dulce de membrillo sobre la masa y extenderlo de manera uniforme con ayuda de una espátula o de una cuchara de madera.

Extender la masa reservada sobre una superficie enharinada hasta que tenga 5 mm de espesor. Con un cuchillo o cortador, cortar tiras de 1,5 cm de ancho. Colocarlas en forma paralela, a lo largo de la masa, a 4 cm de distancia una de otra. Luego colocar tiras perpendiculares a estas, para formar un enrejado. Cocinar en el horno a temperatura moderada, 180° C, durante 20 minutos. Retirar, dejar pasar el calor fuerte y cortar en cuadrados.



Para la masa, colocar la harina, el polvo para hornear, la mantequilla y el azúcar en un recipiente. Para que no se caliente, trabajar con punta de dedos hasta obtener un arenado (mezcla en forma de migas).



Agregar lentamente el agua y trabajar la masa. Amasar un poco con las manos hasta obtener una masa tierna.



Envolverla con papel film y dejar descansar en el refrigerador. Retirar y estirar ¾ de la masa rápida sobre una superficie ligeramente enharinada y extenderla sobre una tartera desmoldable forrada con papel mantequilla. Reservar el resto de la masa para hacer un enrejado.



Para el relleno, cortar el dulce de membrillo en cubos del mismo tamaño y colocarlos, junto con el agua, en una olla sobre fuego suave hasta que se derrita y forme una pasta espesa. Revolver con una cuchara de madera ocasionalmente, para que el membrillo no se pegue a la olla.



Verter el dulce de membrillo sobre la masa y extenderlo de manera uniforme con ayuda de una espátula o de una cuchara de madera.



Extender la masa reservada sobre una superficie enharinada hasta que tenga 5 mm de espesor. Con un cuchillo o cortador, cortar tiras de 1,5 cm de ancho. Colocarlas en forma paralela, a lo largo de la masa, a 4 cm de distancia una de otra. Luego colocar tiras perpendiculares a estas, para formar un enrejado. Cocinar en el horno a temperatura moderada, 180° C, durante 20 minutos. Retirar, dejar pasar el calor fuerte y cortar en cuadrados.