(4 Porciones)

200 ml de caldo de pescado
500 g de choritos limpios
3 dientes de ajo (opcionales)
50 g de mantequilla
100 ml de vino blanco
1 cucharada de perejil

200 ml de caldo de pescado
500 g de choritos limpios
3 dientes de ajo (opcionales)
50 g de mantequilla
100 ml de vino blanco
1 cucharada de perejil

Lavar los choritos con abundante agua y quitar los restos calcáreos y de arena con ayuda de un cepillo.

Raspar las conchas con el canto de la hoja de un cuchillo para retirar las adherencias calcáreas.

Tomar los pelillos o barbas sujetando con el dedo pulgar y el índice y tirar para desprenderlas.

Calentar el caldo de pescado en una olla amplia y, cuando hierva, incorporar los mejillones limpios.

Tapar la olla, cocer 6 minutos y extraer los choritos con una espumadera.

Descartar los choritos que no se hayan abierto. Colar el líquido de la cocción sobre un lienzo por si quedara arena.

Picar los ajos opcionales y dorarlos en mantequilla. Añadir vino blanco seco y perejil picado. Incorporar el fondo de cocción de los choritos y hervir unos minutos para reducir.

Introducir los choritos en la olla y remover para que adquiera los sabores del fondo. Servir acompañados de su salsa.



Lavar los choritos con abundante agua y quitar los restos calcáreos y de arena con ayuda de un cepillo.



Raspar las conchas con el canto de la hoja de un cuchillo para retirar las adherencias calcáreas.



Tomar los pelillos o barbas sujetando con el dedo pulgar y el índice y tirar para desprenderlas.



Calentar el caldo de pescado en una olla amplia y, cuando hierva, incorporar los mejillones limpios.



Tapar la olla, cocer 6 minutos y extraer los choritos con una espumadera.



Descartar los choritos que no se hayan abierto. Colar el líquido de la cocción sobre un lienzo por si quedara arena.



Picar los ajos opcionales y dorarlos en mantequilla. Añadir vino blanco seco y perejil picado. Incorporar el fondo de cocción de los choritos y hervir unos minutos para reducir.



Introducir los choritos en la olla y remover para que adquiera los sabores del fondo. Servir acompañados de su salsa.