(6 Porciones)

300 g de harina

1 huevo

1 pizca de sal

125 ml de agua tibia

60 g de mantequilla

1 kg de manzanas verdes

Jugo de 1 limón

Ralladura de 1 limón

50 g de nueces

50 g de pasas

1 cucharada de canela en polvo

150 g de azúcar

50 g de bizcochos molidos

Mantequilla derretida, para pincelar.

300 g de harina

1 huevo

1 pizca de sal

125 ml de agua tibia

60 g de mantequilla

1 kg de manzanas verdes

Jugo de 1 limón

Ralladura de 1 limón

50 g de nueces

50 g de pasas

1 cucharada de canela en polvo

150 g de azúcar

50 g de bizcochos molidos

Mantequilla derretida, para pincelar.

Para la masa, unir la harina, el huevo, la sal y el agua tibia.

Incorporar la mantequilla y formar una masa blanda y lisa.

Amasar durante varios minutos para darle elasticidad. Envolver en papel film y dejar reposar durante 1 hora en un lugar tibio.

Pelar las manzanas y retirar las pepas; cortar en cubos. Rociar con el jugo y la ralladura de limón. Incorporar las nueces, las pasas y la canela.

Extender la masa hasta que quede bien finita. Espolvorear con el azúcar y los bizcochos molidos de manera que toda la superficie de la masa quede cubierta.

Colocar el relleno en uno de los extremos de la masa. Cerrar los laterales hacia dentro para que la preparación de las manzanas, nueces y pasas no se escape.

Enrollar cuidando que todos los ingredientes queden retenidos y que la masa no se rompa. Colocar sobre una placa levemente untada con mantequilla. Conviene que el final de la masa quede hacia abajo para que la parte superior resulte prolija.

Pincelar con mantequilla fundida y cocinar en horno precalentado a 180° C hasta que esté dorado.



Para la masa, unir la harina, el huevo, la sal y el agua tibia.



Incorporar la mantequilla y formar una masa blanda y lisa.



Amasar durante varios minutos para darle elasticidad. Envolver en papel film y dejar reposar durante 1 hora en un lugar tibio.



Pelar las manzanas y retirar las pepas; cortar en cubos. Rociar con el jugo y la ralladura de limón. Incorporar las nueces, las pasas y la canela.



Extender la masa hasta que quede bien finita. Espolvorear con el azúcar y los bizcochos molidos de manera que toda la superficie de la masa quede cubierta.



Colocar el relleno en uno de los extremos de la masa. Cerrar los laterales hacia dentro para que la preparación de las manzanas, nueces y pasas no se escape.



Enrollar cuidando que todos los ingredientes queden retenidos y que la masa no se rompa. Colocar sobre una placa levemente untada con mantequilla. Conviene que el final de la masa quede hacia abajo para que la parte superior resulte prolija.



Pincelar con mantequilla fundida y cocinar en horno precalentado a 180° C hasta que esté dorado.