(4 Porciones)

5 litros de agua

5 cucharaditas de sal

500 g de spaghetti

500 cc de leche

2 tallos de apio

1 hoja de laurel

200 g de queso roquefort

100 g de queso cheddar rallado

100 cc de crema de leche

50 g de nueces

5 litros de agua

5 cucharaditas de sal

500 g de spaghetti

500 cc de leche

2 tallos de apio

1 hoja de laurel

200 g de queso roquefort

100 g de queso cheddar rallado

100 cc de crema de leche

50 g de nueces

Colocar en una cacerola el agua. Llevar a ebullición, salar el agua e introducir el spaghetti, todo junto de una vez. Remover con cuchara de para que, al mezclarse, la pasta no se pegue en un primer momento. Tapar la olla no completamente para que el vapor tenga salida. Comprobar la cocción de la pasta, colar y dejar escurrir en un colador.

Para la salsa roquefort, colocar en una cacerola la leche, los tallos de apio finamente picados y el laurel. Llevar a fuego y cocer hasta que el apio esté tierno.

Picar con un desmenuzador el queso roquefort y el queso cheddar rallado. Incorporar a la cacerola.

Revolver con una cuchara de madera formando ochos hasta que los quesos se fundan y se forme una crema.

Incorporar la crema de leche y llevar a hervor. Condimentar a gusto con pimienta blanca recién molida.

Picar finamente las nueces e incorporar a la salsa. Servir acompañando el spaghetti.



Colocar en una cacerola el agua. Llevar a ebullición, salar el agua e introducir el spaghetti, todo junto de una vez. Remover con cuchara de para que, al mezclarse, la pasta no se pegue en un primer momento. Tapar la olla no completamente para que el vapor tenga salida. Comprobar la cocción de la pasta, colar y dejar escurrir en un colador.



Para la salsa roquefort, colocar en una cacerola la leche, los tallos de apio finamente picados y el laurel. Llevar a fuego y cocer hasta que el apio esté tierno.



Picar con un desmenuzador el queso roquefort y el queso cheddar rallado. Incorporar a la cacerola.



Revolver con una cuchara de madera formando ochos hasta que los quesos se fundan y se forme una crema.



Incorporar la crema de leche y llevar a hervor. Condimentar a gusto con pimienta blanca recién molida.



Picar finamente las nueces e incorporar a la salsa. Servir acompañando el spaghetti.