(6 Porciones)

200 g (un poco más de ¾ de taza) de ricota

150 g (2/3 de taza) de jamón cocido

60 g (dos cucharadas) de queso parmesano

Sal y pimienta, a gusto

Nuez moscada, a gusto

1 masa básica al huevo

1 clara de huevo

50 g de mantequilla

40 g de harina

700 ml de leche

200 g (un poco más de ¾ de taza) de ricota

150 g (2/3 de taza) de jamón cocido

60 g (dos cucharadas) de queso parmesano

Sal y pimienta, a gusto

Nuez moscada, a gusto

1 masa básica al huevo

1 clara de huevo

50 g de mantequilla

40 g de harina

700 ml de leche

Mezclar en un bol la ricota con el jamón cocido procesado y el queso parmesano rallado. Condimentar con poca sal, pimienta y nuez moscada a gusto. Reservar.

Estirar la masa para pasta rellena hasta obtener 2 láminas delgadas. Distribuir porciones de relleno sobre una de las láminas, de modo que queden separadas entre sí en forma pareja.

Pincelar alrededor del relleno con clara de huevo y cubrir con la otra lámina de masa. Presionar con los dedos alrededor del relleno para adherir las dos masas.

Cortar los sorrentinos con un cortante redondo de 6 cm de diámetro. Espolvorear con harina y dejar orear. Cocer los sorrentinos en abundante agua hirviente con sal hasta que estén a punto. Retirar con una espumadera.

Para la salsa, en una cacerola, fundir la mantequilla y mezclar con la harina. Cocer mezclando con cuchara de madera. A esta preparación se la denomina “roux”.

Verter la leche sin dejar de mezclar. Salpimentar a gusto y añadir nuez moscada. Cocer revolviendo hasta que la preparación espese. Retirar del fuego y servir con los sorrentinos.



Mezclar en un bol la ricota con el jamón cocido procesado y el queso parmesano rallado. Condimentar con poca sal, pimienta y nuez moscada a gusto. Reservar.



Estirar la masa para pasta rellena hasta obtener 2 láminas delgadas. Distribuir porciones de relleno sobre una de las láminas, de modo que queden separadas entre sí en forma pareja.



Pincelar alrededor del relleno con clara de huevo y cubrir con la otra lámina de masa. Presionar con los dedos alrededor del relleno para adherir las dos masas.



Cortar los sorrentinos con un cortante redondo de 6 cm de diámetro. Espolvorear con harina y dejar orear. Cocer los sorrentinos en abundante agua hirviente con sal hasta que estén a punto. Retirar con una espumadera.



Para la salsa, en una cacerola, fundir la mantequilla y mezclar con la harina. Cocer mezclando con cuchara de madera. A esta preparación se la denomina “roux”.



Verter la leche sin dejar de mezclar. Salpimentar a gusto y añadir nuez moscada. Cocer revolviendo hasta que la preparación espese. Retirar del fuego y servir con los sorrentinos.