(15 Porciones)

200 cc de agua

2 cditas. de sal

500 g de harina

500 g de mantequilla

Para decorar

Almíbar para pincelar

200 g de crema batida

azucarada

2 duraznos

frescos

200 cc de agua

2 cditas. de sal

500 g de harina

500 g de mantequilla

Para decorar

Almíbar para pincelar

200 g de crema batida

azucarada

2 duraznos

frescos

Mezclar el agua, la sal y 400 g de harina hasta formar un bollo. Dejar descansar a temperatura ambiente.

Unir la mantequilla con el resto de la harina. Trabajar con ayuda de un cornet.

Extender y envolver con un película plástica. Dejar descansar en el refrigerador durante 1 hora.

Extender la masa y colocar en el centro el pan de mantequilla que formó con la harina, sin llegar a los extremos.

Cerrar la masa, llevando los laterales hacia el centro.

Volver a cerrar, esta vez con el extremo inferior. Proceder del mismo modo con el otro extremo para que la mantequilla quede perfectamente contenida. Envolver en película plástica y llevar al refrigerador por 30 minutos.

Extender la masa y doblarla en tres partes. Llevarla al refrigerador; repetir este proceso 3 veces más. Recordar llevar al refrigerador entre doblez y doblez. Cortar círculos de 6 cm de diámetro y pinchar el centro de cada uno con un tenedor.Cocinar en horno fuerte hasta que estén dorados. Pincelar con almíbar. Cuando estén fríos, cubrir el centro con la crema batida con azúcar y gajos de durazno fresco.



Mezclar el agua, la sal y 400 g de harina hasta formar un bollo. Dejar descansar a temperatura ambiente.



Unir la mantequilla con el resto de la harina. Trabajar con ayuda de un cornet.



Extender y envolver con un película plástica. Dejar descansar en el refrigerador durante 1 hora.



Extender la masa y colocar en el centro el pan de mantequilla que formó con la harina, sin llegar a los extremos.



Cerrar la masa, llevando los laterales hacia el centro.



Volver a cerrar, esta vez con el extremo inferior. Proceder del mismo modo con el otro extremo para que la mantequilla quede perfectamente contenida. Envolver en película plástica y llevar al refrigerador por 30 minutos.



Extender la masa y doblarla en tres partes. Llevarla al refrigerador; repetir este proceso 3 veces más. Recordar llevar al refrigerador entre doblez y doblez. Cortar círculos de 6 cm de diámetro y pinchar el centro de cada uno con un tenedor.Cocinar en horno fuerte hasta que estén dorados. Pincelar con almíbar. Cuando estén fríos, cubrir el centro con la crema batida con azúcar y gajos de durazno fresco.