(12 Porciones)

140 g de mantequilla

200 g de azúcar

1 vaina de vainilla

o 1 cucharadita de

esencia de vainilla

2 huevos

200 g de harina

10 g de polvo para

hornear

120 ml de leche

Crema de mantequilla:

130 g de mantequilla

250 g de azúcar flor

1 vaina de vainilla o 1

cucharadita de esencia

de vainilla

30 ml de leche

140 g de mantequilla

200 g de azúcar

1 vaina de vainilla

o 1 cucharadita de

esencia de vainilla

2 huevos

200 g de harina

10 g de polvo para

hornear

120 ml de leche

Crema de mantequilla:

130 g de mantequilla

250 g de azúcar flor

1 vaina de vainilla o 1

cucharadita de esencia

de vainilla

30 ml de leche

Colocar en un bol la mantequilla a temperatura ambiente, agregar el azúcar y batir con batidora eléctrica hasta lograr una crema blanca y homogénea.

Con la punta de un cuchillo, raspar el centro de vaina de vainilla e incorporar a la preparación anterior.

Añadir los huevos y continuar batiendo hasta que los ingredientes se integren completamente.

Incorporar los ingredientes secos tamizados, intercalándolos con la leche. Volcar la preparación en moldes de papel cubriendo hasta 3/4 partes de cada uno. Luego, ubicar cada papel dentro de moldes para cupcakes. Llevar los moldes a horno precalentado y hornear a 180° C durante, aproximadamente, 25 a 30 minutos.

Para la crema de mantequilla, mezclar la mantequilla con el azúcar flor, hasta obtener una preparación espumosa. Agregar el interior de la vaina de vainilla y la leche. Seguir batiendo hasta que la crema alcance un punto consistente. Al levantar el batidor, la crema debe mantenerse firme. Disponer la crema dentro de una manga con boquilla rizada. Conservar en el refrigerador hasta el momento de usar.

Retirar del horno y dejar enfriar los queques. Una vez fríos, decorar la superficie con un copo de crema de mantequilla.



Colocar en un bol la mantequilla a temperatura ambiente, agregar el azúcar y batir con batidora eléctrica hasta lograr una crema blanca y homogénea.



Con la punta de un cuchillo, raspar el centro de vaina de vainilla e incorporar a la preparación anterior.



Añadir los huevos y continuar batiendo hasta que los ingredientes se integren completamente.



Incorporar los ingredientes secos tamizados, intercalándolos con la leche. Volcar la preparación en moldes de papel cubriendo hasta 3/4 partes de cada uno. Luego, ubicar cada papel dentro de moldes para cupcakes. Llevar los moldes a horno precalentado y hornear a 180° C durante, aproximadamente, 25 a 30 minutos.



Para la crema de mantequilla, mezclar la mantequilla con el azúcar flor, hasta obtener una preparación espumosa. Agregar el interior de la vaina de vainilla y la leche. Seguir batiendo hasta que la crema alcance un punto consistente. Al levantar el batidor, la crema debe mantenerse firme. Disponer la crema dentro de una manga con boquilla rizada. Conservar en el refrigerador hasta el momento de usar.



Retirar del horno y dejar enfriar los queques. Una vez fríos, decorar la superficie con un copo de crema de mantequilla.