(24 Porciones)

500 g (2 tazas) de harina

1 cucharadita de sal

25 g (un poco menos de 2 cucharaditas)

de levadura fresca

250 ml (1 taza) de leche

2 cucharaditas de azúcar

50 g (un poco más de 3 cuharaditas) de mantequilla

Huevo, para pincelar

Sal gruesa, para espolvorear

500 g (2 tazas) de harina

1 cucharadita de sal

25 g (un poco menos de 2 cucharaditas)

de levadura fresca

250 ml (1 taza) de leche

2 cucharaditas de azúcar

50 g (un poco más de 3 cuharaditas) de mantequilla

Huevo, para pincelar

Sal gruesa, para espolvorear

Mezclar la harina con la sal. Disolver la levadura con la leche y el azúcar y algo de harina. Cubrir con papel film y dejar leudar, que actúe la levadura, en un lugar cálido, sin corrientes de aire.

Mezclar con el resto de la harina y la mantequilla y trabajar 10 minutos hasta obtener una masa lisa y elástica. Cubrir con un paño o con papel film y dejar leudar hasta que duplique su volumen.

Colocar la masa sobre una mesa ligeramente enharinada y amasar. Dividir la masa en porciones o bollos pequeños.

Hacer rollitos de 50 cm de largo. Para dar la forma, cruzar un extremo de masa hacia la mitad y presionar levemente. Cruzar el otro extremo sobre el extremo anterior y volver a presionar ligeramente, para unir ambos extremos.

Colocar los pretzels en una bandeja para horno aceitada, pincelar con huevo y espolvorear con sal gruesa. Cubrir con un paño y dejar leudar durante 10 minutos. Cocinar en horno precalentado, a temperatura moderada (alrededor de 180 ºC) durante 20 minutos. Retirar y dejar enfriar sobre una rejilla.



Mezclar la harina con la sal. Disolver la levadura con la leche y el azúcar y algo de harina. Cubrir con papel film y dejar leudar, que actúe la levadura, en un lugar cálido, sin corrientes de aire.



Mezclar con el resto de la harina y la mantequilla y trabajar 10 minutos hasta obtener una masa lisa y elástica. Cubrir con un paño o con papel film y dejar leudar hasta que duplique su volumen.



Colocar la masa sobre una mesa ligeramente enharinada y amasar. Dividir la masa en porciones o bollos pequeños.



Hacer rollitos de 50 cm de largo. Para dar la forma, cruzar un extremo de masa hacia la mitad y presionar levemente. Cruzar el otro extremo sobre el extremo anterior y volver a presionar ligeramente, para unir ambos extremos.



Colocar los pretzels en una bandeja para horno aceitada, pincelar con huevo y espolvorear con sal gruesa. Cubrir con un paño y dejar leudar durante 10 minutos. Cocinar en horno precalentado, a temperatura moderada (alrededor de 180 ºC) durante 20 minutos. Retirar y dejar enfriar sobre una rejilla.