(10 Porciones)

Mousse blanca: 100 g (un poco menos de ½

taza) de chocolate blanco / 200 ml (un poco más de

¾ de taza) de crema de leche.

Mousse de café: 3 cucharadas de café instantáneo

/ 3 cucharadas de azúcar / 200 ml de crema

de leche.

Mousse negra: 100 g de chocolate semiamargo/

200 ml de crema de leche

Mousse blanca: 100 g (un poco menos de ½

taza) de chocolate blanco / 200 ml (un poco más de

¾ de taza) de crema de leche.

Mousse de café: 3 cucharadas de café instantáneo

/ 3 cucharadas de azúcar / 200 ml de crema

de leche.

Mousse negra: 100 g de chocolate semiamargo/

200 ml de crema de leche

Mousse blanca Derretir el chocolate. Batir la crema a medio punto (o sea que el batido caiga lentamente y forme cerritos suaves). Combinarlos. Batir hasta que tome punto chantilly.

Mousse de café Disolver el café con unas gotas de agua caliente, agregar el azúcar y mezclar. Batir la crema a medio punto y agregar la mezcla de café. Batir hasta que tome punto chantilly.

Mousse negra Derretir el chocolate. Batir la crema a medio punto. Combinarlos. Batir hasta que tome punto chantilly.

Armado En un molde circular de 28 cm (o un molde triangular de 750 ml) poner el mousse negro hasta los bordes del molde. Cubrir con el mousse blanca. Y luego extender el mousse de café hasta los bordes. También puede intercalar un queque cortado en tres capas para agregarle densidad al postre. Llevar al refrigerador hasta enfriar bien.



Mousse blanca Derretir el chocolate. Batir la crema a medio punto (o sea que el batido caiga lentamente y forme cerritos suaves). Combinarlos. Batir hasta que tome punto chantilly.



Mousse de café Disolver el café con unas gotas de agua caliente, agregar el azúcar y mezclar. Batir la crema a medio punto y agregar la mezcla de café. Batir hasta que tome punto chantilly.



Mousse negra Derretir el chocolate. Batir la crema a medio punto. Combinarlos. Batir hasta que tome punto chantilly.



Armado En un molde circular de 28 cm (o un molde triangular de 750 ml) poner el mousse negro hasta los bordes del molde. Cubrir con el mousse blanca. Y luego extender el mousse de café hasta los bordes. También puede intercalar un queque cortado en tres capas para agregarle densidad al postre. Llevar al refrigerador hasta enfriar bien.