(6 Porciones)

1 pollo entero, sin trozar

½ pimentón rojo

½ pimentón verde

½ pimentón amarillo

1 cebolla

1 puerro

1 cucharada de hierbas finamente picadas (por ejemplo, orégano, albahaca, tomillo, romero y eneldo)

Aceite de oliva

½ vaso de vino blanco

1 pollo entero, sin trozar

½ pimentón rojo

½ pimentón verde

½ pimentón amarillo

1 cebolla

1 puerro

1 cucharada de hierbas finamente picadas (por ejemplo, orégano, albahaca, tomillo, romero y eneldo)

Aceite de oliva

½ vaso de vino blanco

Limpiar el pollo y abrirlo, para que quede plano en la parrilla. Secar la carne con papel absorbente.

Mezclar en un bol los pimentones picados, la cebolla cortada en cubitos, el puerro cortado en aros finos y las hierbas picadas.

Cubrir con aceite de oliva y verter el vino blanco. Mezclar enérgicamente para integrar bien.

Acomodar el pollo en una fuente y distribuir el adobo por toda la superficie. Cubrir con papel film y reservar en el frigorífico durante 1 hora.

Retirar el pollo y acomodarlo sobre la parrilla con las brasas ya encendidas. Cocer de ambos lados. Pincelar la carne con la mezcla varias veces durante la cocción, para que se impregnen bien los sabores.



Limpiar el pollo y abrirlo, para que quede plano en la parrilla. Secar la carne con papel absorbente.



Mezclar en un bol los pimentones picados, la cebolla cortada en cubitos, el puerro cortado en aros finos y las hierbas picadas.



Cubrir con aceite de oliva y verter el vino blanco. Mezclar enérgicamente para integrar bien.



Acomodar el pollo en una fuente y distribuir el adobo por toda la superficie. Cubrir con papel film y reservar en el frigorífico durante 1 hora.



Retirar el pollo y acomodarlo sobre la parrilla con las brasas ya encendidas. Cocer de ambos lados. Pincelar la carne con la mezcla varias veces durante la cocción, para que se impregnen bien los sabores.