(8 Porciones)

200 g de sardinas

50 ml de aceite de oliva

1 diente de ajo (opcional)

½ pimentón rojo

Sal y pimienta, a gusto

1 prepizza

3 cucharadas de salsa de tomate

100 g de queso rallado

100 g de tomates cherry

200 g de sardinas

50 ml de aceite de oliva

1 diente de ajo (opcional)

½ pimentón rojo

Sal y pimienta, a gusto

1 prepizza

3 cucharadas de salsa de tomate

100 g de queso rallado

100 g de tomates cherry

Limpiar las sardinas retirando las vísceras; cortar la cabeza, la cola y las aletas. Retirar la espina central.

Saltearlas en una sartén con aceite de oliva, los dientes de ajo picados (opcionales) y el pimentón rojo picado. Salpimentar a gusto. Reservar.

Untar la superficie de la prepizza con la salsa de tomate. Acomodar las sardinas por encima, formando rayos de manera decorativa y práctica para cortar en porciones.

Espolvorear con queso rallado y verter hilos del aceite con ajos y pimiento. Decorar con tomates cherry. Cocer en horno a 220° C, durante 15 minutos o hasta que la masa esté dorada.



Limpiar las sardinas retirando las vísceras; cortar la cabeza, la cola y las aletas. Retirar la espina central.



Saltearlas en una sartén con aceite de oliva, los dientes de ajo picados (opcionales) y el pimentón rojo picado. Salpimentar a gusto. Reservar.



Untar la superficie de la prepizza con la salsa de tomate. Acomodar las sardinas por encima, formando rayos de manera decorativa y práctica para cortar en porciones.



Espolvorear con queso rallado y verter hilos del aceite con ajos y pimiento. Decorar con tomates cherry. Cocer en horno a 220° C, durante 15 minutos o hasta que la masa esté dorada.