(6 Porciones)

8 tomates

2 cucharadas aceite de oliva

1 diente de ajo picado

1 chalota cortada en ruedas

1 atado de rúcula

Piñones

 

 

8 tomates

2 cucharadas aceite de oliva

1 diente de ajo picado

1 chalota cortada en ruedas

1 atado de rúcula

Piñones

 

 

Hidratar los tomates secos en agua tibia durante 20 o 30 minutos. Retirar y escurrir apretándolos con las manos.

Calentar el aceite de oliva en una sartén y saltear el diente de ajo y la chalota cortada en ruedas.

Incorporar los tomates hidratados y cortados por la mitad a lo largo.

Lavar y secar muy bien el atado de rúcula. Incorporarla a la sartén. Saltear durante un minuto. Espolvorear con piñones previamente tostados. Retirar del fuego y salpimentar a gusto. Tomar rebanadas de pan tostado o de masa de pizza, y rellenar con el salteado de rúcula. Espolvorear con queso rallado y servir tibio.



Hidratar los tomates secos en agua tibia durante 20 o 30 minutos. Retirar y escurrir apretándolos con las manos.



Calentar el aceite de oliva en una sartén y saltear el diente de ajo y la chalota cortada en ruedas.



Incorporar los tomates hidratados y cortados por la mitad a lo largo.



Lavar y secar muy bien el atado de rúcula. Incorporarla a la sartén. Saltear durante un minuto. Espolvorear con piñones previamente tostados. Retirar del fuego y salpimentar a gusto. Tomar rebanadas de pan tostado o de masa de pizza, y rellenar con el salteado de rúcula. Espolvorear con queso rallado y servir tibio.