(8 Porciones)

8 tomates deshidratados

500 ml de agua

2 cucharadas de aceite de oliva

1 diente de ajo (opcional)

1 cebolla morada

20 hojas de rúcula

Sal y pimienta, a gusto

1 bollo de masa para pizza

4 cucharadas de salsa de tomate

125 g (1/2 taza) de queso mozzarella

8 tomates deshidratados

500 ml de agua

2 cucharadas de aceite de oliva

1 diente de ajo (opcional)

1 cebolla morada

20 hojas de rúcula

Sal y pimienta, a gusto

1 bollo de masa para pizza

4 cucharadas de salsa de tomate

125 g (1/2 taza) de queso mozzarella

Hidratar los tomates secos en el agua caliente durante 20 o 30 minutos. Retirar y escurrir apretándolos con las manos.

Calentar el aceite de oliva en un sartén y saltear la cebolla morada cortada en aros. Si gusta, agregue un diente de ajo picado.

Incorporar los tomates hidratados y cortados por la mitad a lo largo

Lavar y secar muy bien la rúcula. Incorporarla al sartén. Saltear durante un minuto.

Estirar la masa para pizza (ver edición del lunes 10 de junio para la receta de masa) en forma circular, ubicarla en un molde y distribuir la salsa de tomate en la superficie. Hornear a 220 °C durante 8 minutos aproximadamente

Retirar y disponer por encima el queso mozzarella rallado y la rúcula con las tiritas de tomate. Hornear a 220 °C durante 5 minutos más. Retirar y servir bien caliente.



Hidratar los tomates secos en el agua caliente durante 20 o 30 minutos. Retirar y escurrir apretándolos con las manos.



Calentar el aceite de oliva en un sartén y saltear la cebolla morada cortada en aros. Si gusta, agregue un diente de ajo picado.



Incorporar los tomates hidratados y cortados por la mitad a lo largo



Lavar y secar muy bien la rúcula. Incorporarla al sartén. Saltear durante un minuto.



Estirar la masa para pizza (ver edición del lunes 10 de junio para la receta de masa) en forma circular, ubicarla en un molde y distribuir la salsa de tomate en la superficie. Hornear a 220 °C durante 8 minutos aproximadamente



Retirar y disponer por encima el queso mozzarella rallado y la rúcula con las tiritas de tomate. Hornear a 220 °C durante 5 minutos más. Retirar y servir bien caliente.