(4 Porciones)

250 g (una taza) de harina

3 g (un poco menos de media cucharadita)

de sal

10 g (un poco menos una cucharadita) de

levadura fresca

125 ml (1/2 taza) de agua

25 ml (un poco menos de dos cucharaditas)

de aceite

3 cucharadas de aceite de oliva

20 hojas de albahaca fresca picada

200 g (un poco más de ¾ de taza) de queso

parmesano rallado

250 g (una taza) de harina

3 g (un poco menos de media cucharadita)

de sal

10 g (un poco menos una cucharadita) de

levadura fresca

125 ml (1/2 taza) de agua

25 ml (un poco menos de dos cucharaditas)

de aceite

3 cucharadas de aceite de oliva

20 hojas de albahaca fresca picada

200 g (un poco más de ¾ de taza) de queso

parmesano rallado

Hacer un volcán con la harina y la sal. Disolver la levadura con el agua y el aceite. Colocar en el centro del volcán e integrar todos los ingredientes, con la punta de los dedos, hasta formar una masa elástica.

Cubrir con un paño y dejar leudar (actuar la levadura), en un lugar cálido, durante 20 minutos. Estirar la masa con un rodillo sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada.

Colocar la masa en una bandeja para horno y ayudarse con los dedos para estirarla bien. Debe quedar bastante fina. Pincelar toda la superficie de la masa con el aceite de oliva.

Esparcir la albahaca y el queso rallado. Cocinar en horno precalentado, a temperatura alta (alrededor de 220 ºC) durante 15 minutos. Cortar en triángulos.



Hacer un volcán con la harina y la sal. Disolver la levadura con el agua y el aceite. Colocar en el centro del volcán e integrar todos los ingredientes, con la punta de los dedos, hasta formar una masa elástica.



Cubrir con un paño y dejar leudar (actuar la levadura), en un lugar cálido, durante 20 minutos. Estirar la masa con un rodillo sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada.



Colocar la masa en una bandeja para horno y ayudarse con los dedos para estirarla bien. Debe quedar bastante fina. Pincelar toda la superficie de la masa con el aceite de oliva.



Esparcir la albahaca y el queso rallado. Cocinar en horno precalentado, a temperatura alta (alrededor de 220 ºC) durante 15 minutos. Cortar en triángulos.