(1 Porciones)

1 lata de piña envasada o 1 piña fresca

600 g de azúcar

1 l de agua

 

1 lata de piña envasada o 1 piña fresca

600 g de azúcar

1 l de agua

 

Cortar al medio las rodajas de piña envasada, de manera que resulten bien finas. En caso de utilizar piña fresca, retirar la cáscara, cortar láminas delgadas y blanquear.

Colocar el azúcar y el agua en una cacerola. Llevar a fuego y hervir durante 1 minuto. Retirar e introducir las rodajas de piña, cubrirlas bien con el almíbar. Dejar reposar durante 24 horas.

Colocar una rejilla sobre una fuente para horno y escurrir las rodajas de piña. Hervir el almíbar durante 3 minutos y volver a sumergir las rodajas. Repetir el procedimiento durante 7 días; dejar orear las rodajas 48 horas como mínimo.

Una vez concluido el procedimiento, guardar en recipientes herméticos y dejar ahí durante 10 meses. Para que el color de la piña sea más oscuro, estacionar más tiempo.



Cortar al medio las rodajas de piña envasada, de manera que resulten bien finas. En caso de utilizar piña fresca, retirar la cáscara, cortar láminas delgadas y blanquear.



Colocar el azúcar y el agua en una cacerola. Llevar a fuego y hervir durante 1 minuto. Retirar e introducir las rodajas de piña, cubrirlas bien con el almíbar. Dejar reposar durante 24 horas.



Colocar una rejilla sobre una fuente para horno y escurrir las rodajas de piña. Hervir el almíbar durante 3 minutos y volver a sumergir las rodajas. Repetir el procedimiento durante 7 días; dejar orear las rodajas 48 horas como mínimo.



Una vez concluido el procedimiento, guardar en recipientes herméticos y dejar ahí durante 10 meses. Para que el color de la piña sea más oscuro, estacionar más tiempo.