(12 Porciones)

120 g de mantequilla

200 g de azúcar

3 huevos

1 cucharadita de esencia

de vainilla

Ralladura de 1 limón

180 ml de leche

250 g de harina

15 g de polvo para hornear

Base de frutos rojos:

300 g de frutos rojos

100 g de azúcar

20 g de harina

Ralladura de 1 limón

Crema de leche

semibatida,

cantidad necesaria

120 g de mantequilla

200 g de azúcar

3 huevos

1 cucharadita de esencia

de vainilla

Ralladura de 1 limón

180 ml de leche

250 g de harina

15 g de polvo para hornear

Base de frutos rojos:

300 g de frutos rojos

100 g de azúcar

20 g de harina

Ralladura de 1 limón

Crema de leche

semibatida,

cantidad necesaria

Para el bizcocho, batir la mantequilla junto con el azúcar hasta obtener una preparación blanca y cremosa.

Añadir a la preparación anterior los huevos, la esencia de vainilla y la ralladura de limón. Continuar batiendo hasta emulsionar bien todos los ingredientes.

Añadir la harina y el polvo para hornear tamizados, alternando con la leche. Mezclar hasta obtener una preparación homogénea.

En un bol, colocar la fruta junto con el azúcar, la harina y la ralladura de limón. Mezclar hasta incorporar todos los ingredientes.

Verter la mezcla anterior dentro de un molde redondo previamente engrasado, cubriendo completamente la base.

Verter la preparación del bizcocho sobre la fruta, con una espátula de goma. Asegurarse de que la fruta quede totalmente cubierta con la masa. Llevar la preparación al horno precalentado, a 170° C durante 35 minutos, aproximadamente. Para controlar la cocción, pinchar el pastel con un palillo. Si sale seco, quiere decir que ya está listo. Retirar el pastel del horno y esperar hasta que se enfríe bien antes de desmoldar. Servir con crema de leche batida.



Para el bizcocho, batir la mantequilla junto con el azúcar hasta obtener una preparación blanca y cremosa.



Añadir a la preparación anterior los huevos, la esencia de vainilla y la ralladura de limón. Continuar batiendo hasta emulsionar bien todos los ingredientes.



Añadir la harina y el polvo para hornear tamizados, alternando con la leche. Mezclar hasta obtener una preparación homogénea.



En un bol, colocar la fruta junto con el azúcar, la harina y la ralladura de limón. Mezclar hasta incorporar todos los ingredientes.



Verter la mezcla anterior dentro de un molde redondo previamente engrasado, cubriendo completamente la base.



Verter la preparación del bizcocho sobre la fruta, con una espátula de goma. Asegurarse de que la fruta quede totalmente cubierta con la masa. Llevar la preparación al horno precalentado, a 170° C durante 35 minutos, aproximadamente. Para controlar la cocción, pinchar el pastel con un palillo. Si sale seco, quiere decir que ya está listo. Retirar el pastel del horno y esperar hasta que se enfríe bien antes de desmoldar. Servir con crema de leche batida.