(6 Porciones)

500 g de frutillas

7 g de gelatina

sin sabor

1 copita de licor frutal

250 ml de crema

de leche

3 cucharadas

de azúcar

Hojitas de menta

para decorar

Para el merengue

4 claras

8 cucharadas de

azúcar

500 g de frutillas

7 g de gelatina

sin sabor

1 copita de licor frutal

250 ml de crema

de leche

3 cucharadas

de azúcar

Hojitas de menta

para decorar

Para el merengue

4 claras

8 cucharadas de

azúcar

Lavar las fresas y retirarles el palito. Procesarlas con un procesador de mano o en una licuadora hasta obtener un puré. Reservar algunas para decorar.

Hidratar la gelatina en el licor y calentar sobre fuego suave o en el horno de microondas.

Verterla sobre el puré de fresas y mezclar hasta integrar.

Batir la crema de leche junto con el azúcar hasta que quede consistente. Agregar la crema batida al puré de frutillas y mezclar con una espátula sin revolver demasiado.

Batir las claras a punto nieve. Agregar el azúcar en forma de lluvia y continuar batiendo hasta que se forme un merengue liso y brillante.

Incorporar el merengue a la preparación con movimientos suaves y envolventes para que la preparación no baje su volumen. Distribuir en copas o en recipientes individuales y llevar al congelador durante 2 horas. Retirar, decorar con las frutillas reservadas, cortadas en láminas, y hojitas de menta.



Lavar las fresas y retirarles el palito. Procesarlas con un procesador de mano o en una licuadora hasta obtener un puré. Reservar algunas para decorar.



Hidratar la gelatina en el licor y calentar sobre fuego suave o en el horno de microondas.



Verterla sobre el puré de fresas y mezclar hasta integrar.



Batir la crema de leche junto con el azúcar hasta que quede consistente. Agregar la crema batida al puré de frutillas y mezclar con una espátula sin revolver demasiado.



Batir las claras a punto nieve. Agregar el azúcar en forma de lluvia y continuar batiendo hasta que se forme un merengue liso y brillante.



Incorporar el merengue a la preparación con movimientos suaves y envolventes para que la preparación no baje su volumen. Distribuir en copas o en recipientes individuales y llevar al congelador durante 2 horas. Retirar, decorar con las frutillas reservadas, cortadas en láminas, y hojitas de menta.