(2 Porciones)

750 g de harina

10 g de sal

50 g de levadura fresca

200 ml de leche

250 ml de agua

750 g de harina

10 g de sal

50 g de levadura fresca

200 ml de leche

250 ml de agua

Tamizar la harina con la sal. Incorporar la levadura fresca previamente disuelta en la leche. Agregue el agua. Amasar hasta obtener un bollo de consistencia lisa y tierna. Tapar con un paño limpio y dejar leudar, que opere la levadura, en un lugar tibio hasta que duplique su volumen. Volver a amasar, dando forma alargada, con el cierre del pan hacia abajo.

Colocar el bollo dentro de un molde rectangular.

Presionar la masa con el puño de la mano para que ocupe toda la superficie del molde

Cubrir con un paño limpio y dejar leudar, a temperatura ambiente, hasta que duplique su volumen. Cocinar en horno fuerte (200° C) durante 50 minutos.



Tamizar la harina con la sal. Incorporar la levadura fresca previamente disuelta en la leche. Agregue el agua. Amasar hasta obtener un bollo de consistencia lisa y tierna. Tapar con un paño limpio y dejar leudar, que opere la levadura, en un lugar tibio hasta que duplique su volumen. Volver a amasar, dando forma alargada, con el cierre del pan hacia abajo.



Colocar el bollo dentro de un molde rectangular.



Presionar la masa con el puño de la mano para que ocupe toda la superficie del molde



Cubrir con un paño limpio y dejar leudar, a temperatura ambiente, hasta que duplique su volumen. Cocinar en horno fuerte (200° C) durante 50 minutos.