(20 Porciones)

500 g de fécula de

yuca o mandioca

250 g de queso

semiduro en hebras

250 g de queso

doble crema

1 cdita. de sal

50 g de mantequilla

125 ml de leche

500 g de fécula de

yuca o mandioca

250 g de queso

semiduro en hebras

250 g de queso

doble crema

1 cdita. de sal

50 g de mantequilla

125 ml de leche

En un recipiente, mezclar la fécula, el queso semiduro en hebras, el queso doble crema cortado en cubitos, la sal y la mantequilla derretida.

Mezclar con ambas manos para integrar todos los ingredientes.

Ir agregando la leche, poco a poco, mezclando después de cada adición.

Seguir amasando hasta obtener una masa suave y que no se pegue a las manos, pero que tampoco sea demasiado seca.

Dividir la masa en 20 bollitos del mismo tamaño y formar bolitas con las manos.

Aplastar las bolitas con las manos hasta formar pequeños discos de 1 cm de espesor, aproximadamente. Acomodar los panes sobre una bandeja para horno, previamente engrasada.

Cocinar los pancitos en horno precalentado a temperatura moderada, 190 ° C, de 10 a 15 minutos, hasta dorar la superficie. Deben quedar crocantes por fuera y blandos por dentro.



En un recipiente, mezclar la fécula, el queso semiduro en hebras, el queso doble crema cortado en cubitos, la sal y la mantequilla derretida.



Mezclar con ambas manos para integrar todos los ingredientes.



Ir agregando la leche, poco a poco, mezclando después de cada adición.



Seguir amasando hasta obtener una masa suave y que no se pegue a las manos, pero que tampoco sea demasiado seca.



Dividir la masa en 20 bollitos del mismo tamaño y formar bolitas con las manos.



Aplastar las bolitas con las manos hasta formar pequeños discos de 1 cm de espesor, aproximadamente. Acomodar los panes sobre una bandeja para horno, previamente engrasada.



Cocinar los pancitos en horno precalentado a temperatura moderada, 190 ° C, de 10 a 15 minutos, hasta dorar la superficie. Deben quedar crocantes por fuera y blandos por dentro.