(48 Porciones)

250 g de harina

15 g de levadura fresca

1 cdita. de sal

150 g de sémola

150 cc de agua

25 g de aceite de oliva

Sémola extra

250 g de harina

15 g de levadura fresca

1 cdita. de sal

150 g de sémola

150 cc de agua

25 g de aceite de oliva

Sémola extra

Realice una masa mezclando la harina con la levadura fresca, la sal, la sémola, el agua a temperatura ambiente y el aceite de oliva. Tape con un paño limpio y deje reposar durante 20 minutos a temperatura ambiente.

Corte la preparación en bollos medianos y extiéndalos con el palo de amasar hasta lograr una capa fina. Espolvoree continuamente sémola sobre la superficie en la que trabaja para que la masa no se pegue.

Recorte los bordes de la masa para emparejar y forme un rectángulo bien prolijo. Trabaje con un cuchillo de hoja lisa.

Corte tiras del mismo tamaño y dispóngalas en una placa untada con mantequilla. Deje reposar durante 10 minutos y cocine en horno fuerte por espacio de 15 minutos. Es importante no excederse en el tiempo de cocción para evitar que los grisines se quemen.



Realice una masa mezclando la harina con la levadura fresca, la sal, la sémola, el agua a temperatura ambiente y el aceite de oliva. Tape con un paño limpio y deje reposar durante 20 minutos a temperatura ambiente.



Corte la preparación en bollos medianos y extiéndalos con el palo de amasar hasta lograr una capa fina. Espolvoree continuamente sémola sobre la superficie en la que trabaja para que la masa no se pegue.



Recorte los bordes de la masa para emparejar y forme un rectángulo bien prolijo. Trabaje con un cuchillo de hoja lisa.



Corte tiras del mismo tamaño y dispóngalas en una placa untada con mantequilla. Deje reposar durante 10 minutos y cocine en horno fuerte por espacio de 15 minutos. Es importante no excederse en el tiempo de cocción para evitar que los grisines se quemen.