(6 Porciones)

4 huevos

200 g (un poco más de ¾ de taza) de azúcar rubia

1 cucharadita de esencia de vainilla

1 cucharada de ralladura de naranja

1 cucharadita de canela en polvo

½ taza de aceite

5 cucharadas de miel

400 g (un poco más de una y ½ taza) de harina

1 cucharadita de bicarbonato de sodio

2 cucharaditas de polvo para hornear

70 g (tres cucharadas) de almendras tostadas molidas

4 huevos

200 g (un poco más de ¾ de taza) de azúcar rubia

1 cucharadita de esencia de vainilla

1 cucharada de ralladura de naranja

1 cucharadita de canela en polvo

½ taza de aceite

5 cucharadas de miel

400 g (un poco más de una y ½ taza) de harina

1 cucharadita de bicarbonato de sodio

2 cucharaditas de polvo para hornear

70 g (tres cucharadas) de almendras tostadas molidas

Batir los huevos con el azúcar rubia hasta obtener consistencia de punto letra, es decir, al levantar el batidor, se puedan formar con el batido letras o cintas firmes.

Perfumar con la esencia de vainilla, la ralladura de naranja y la canela.

Mezclar el aceite con la miel e integrar al batido de huevos y azúcar

Tamizar la harina con el bicarbonato de sodio, el polvo para hornear y las almendras tostadas molidas. Agregarlos a la preparación anterior y mezclar. Volcar la preparación en moldes individuales Previamente aceitados y enharinados. Cocinar en horno precalentado, a temperatura baja, 160 °C, durante 1 hora. Retirar, dejar pasar el calor fuerte y desmoldar con cuidado.



Batir los huevos con el azúcar rubia hasta obtener consistencia de punto letra, es decir, al levantar el batidor, se puedan formar con el batido letras o cintas firmes.



Perfumar con la esencia de vainilla, la ralladura de naranja y la canela.



Mezclar el aceite con la miel e integrar al batido de huevos y azúcar



Tamizar la harina con el bicarbonato de sodio, el polvo para hornear y las almendras tostadas molidas. Agregarlos a la preparación anterior y mezclar. Volcar la preparación en moldes individuales Previamente aceitados y enharinados. Cocinar en horno precalentado, a temperatura baja, 160 °C, durante 1 hora. Retirar, dejar pasar el calor fuerte y desmoldar con cuidado.