(16 Porciones)

Para la masa

250 g de mantequilla

100 g de azúcar flor

Ralladura de 1 limón

200 g de harina

100 g de almidón de maíz

 

Para el relleno

80 g de mantequilla

250 g de azúcar glass

1 cucharadita de jugo de limón

 

Para la cubierta

Azúcar flor

 

Para la masa

250 g de mantequilla

100 g de azúcar flor

Ralladura de 1 limón

200 g de harina

100 g de almidón de maíz

 

Para el relleno

80 g de mantequilla

250 g de azúcar glass

1 cucharadita de jugo de limón

 

Para la cubierta

Azúcar flor

 

Combinar la mantequilla con el azúcar flor en un recipiente. Perfumar con la cáscara de limón recién rallada. Batir con ayuda de un batidor eléctrico hasta obtener una crema espumosa. Tamizar la harina con el almidón de maíz. Agregarlos a la preparación anterior.

Mezclar con ayuda de una espátula hasta formar una masa lisa y tierna. De ser necesario, trabajar la masa con las manos. Estirar con ayuda de un rodillo sobre una superficie ligeramente enharinada hasta que la masa tenga 1 cm de espesor.

Cortar círculos de no más de 3 cm de diámetro con ayuda de un cortante. Distribuirlos en una placa para horno previamente engrasada y enharinada. Cocinar en horno precalentado a temperatura moderada, 180 °C, durante 10 minutos o hasta que estén ligeramente dorados. Retirar con una espátula y dejar enfriar sobre una rejilla, a temperatura ambiente.

Para el relleno, colocar la mantequilla junto con el azúcar flor previamente tamizada en un recipiente. Verter por encima el jugo de limón. Batir con el batidor eléctrico durante 5 minutos o manualmente durante 10 minutos, hasta obtener una crema lisa y espumosa.

Colocar la crema en una manga con punta rizada. Colocar un copete de relleno sobre la mitad de las galletas frías. No colocar demasiado relleno, para evitar que desborde por los costados, ni muy poco para que las galletas no queden secas.

Tapar el relleno con las galletas restantes. No presionar demasiado para evitar que el relleno se derrame. Espolvorear con azúcar flor.



Combinar la mantequilla con el azúcar flor en un recipiente. Perfumar con la cáscara de limón recién rallada. Batir con ayuda de un batidor eléctrico hasta obtener una crema espumosa. Tamizar la harina con el almidón de maíz. Agregarlos a la preparación anterior.



Mezclar con ayuda de una espátula hasta formar una masa lisa y tierna. De ser necesario, trabajar la masa con las manos. Estirar con ayuda de un rodillo sobre una superficie ligeramente enharinada hasta que la masa tenga 1 cm de espesor.



Cortar círculos de no más de 3 cm de diámetro con ayuda de un cortante. Distribuirlos en una placa para horno previamente engrasada y enharinada. Cocinar en horno precalentado a temperatura moderada, 180 °C, durante 10 minutos o hasta que estén ligeramente dorados. Retirar con una espátula y dejar enfriar sobre una rejilla, a temperatura ambiente.



Para el relleno, colocar la mantequilla junto con el azúcar flor previamente tamizada en un recipiente. Verter por encima el jugo de limón. Batir con el batidor eléctrico durante 5 minutos o manualmente durante 10 minutos, hasta obtener una crema lisa y espumosa.



Colocar la crema en una manga con punta rizada. Colocar un copete de relleno sobre la mitad de las galletas frías. No colocar demasiado relleno, para evitar que desborde por los costados, ni muy poco para que las galletas no queden secas.



Tapar el relleno con las galletas restantes. No presionar demasiado para evitar que el relleno se derrame. Espolvorear con azúcar flor.