(6 Porciones)

200 g de fécula

de maíz

200 g de azúcar

impalpable

250 g de azúcar

200 ml de glucosa

250 ml de agua

21 g de gelatina

sin sabor

2 plátanos

200 g de fécula

de maíz

200 g de azúcar

impalpable

250 g de azúcar

200 ml de glucosa

250 ml de agua

21 g de gelatina

sin sabor

2 plátanos

En un bol, mezclar la fécula de maíz junto con el azúcar impalpable y disponer una parte en un molde rectangular sobre un papel encerado. Reservar.

Colocar en una olla con mango el azúcar, la glucosa y el agua. Mezclar con un batidor de alambre y llevar al fuego para realizar un almíbar.

Mientras tanto, en otro bol, verter 120 ml de agua y añadir la gelatina para hidratarla. Mezclar bien hasta disolver la gelatina.

Una vez que el almíbar alcance los 116 ºC, retirar del fuego.

Colocar en la batidora y agregar la gelatina disuelta poco a poco. Mezclar bien hasta que tome una consistencia elástica.

Pelar y cortar las bananas en trozos. Añadir a la preparación anterior y batir.

Colocar la preparación de plátanos, gelatina y almíbar en el molde reservado.

Cubrir la preparación con el resto de la mezcla de azúcar impalpable y fécula de maíz. Dejar orear y secar. Cortar en bastoncitos o en cubitos antes de desmoldar. Reservar de un día para el otro antes de consumir.



En un bol, mezclar la fécula de maíz junto con el azúcar impalpable y disponer una parte en un molde rectangular sobre un papel encerado. Reservar.



Colocar en una olla con mango el azúcar, la glucosa y el agua. Mezclar con un batidor de alambre y llevar al fuego para realizar un almíbar.



Mientras tanto, en otro bol, verter 120 ml de agua y añadir la gelatina para hidratarla. Mezclar bien hasta disolver la gelatina.



Una vez que el almíbar alcance los 116 ºC, retirar del fuego.



Colocar en la batidora y agregar la gelatina disuelta poco a poco. Mezclar bien hasta que tome una consistencia elástica.



Pelar y cortar las bananas en trozos. Añadir a la preparación anterior y batir.



Colocar la preparación de plátanos, gelatina y almíbar en el molde reservado.



Cubrir la preparación con el resto de la mezcla de azúcar impalpable y fécula de maíz. Dejar orear y secar. Cortar en bastoncitos o en cubitos antes de desmoldar. Reservar de un día para el otro antes de consumir.