(24 Porciones)

80 g de harina de almendras

120 g de azúcar flor

2 claras (deben estar

24 horas en el

refrigerador para

envejecerlas: esta es

la clave para el éxito

de los macarons)

20 g de azúcar

Colorante

comestible violeta

300 ml de crema de leche

5 g de flores de lavanda

175 g de chocolate blanco

1 vaina de vainilla

80 g de harina de almendras

120 g de azúcar flor

2 claras (deben estar

24 horas en el

refrigerador para

envejecerlas: esta es

la clave para el éxito

de los macarons)

20 g de azúcar

Colorante

comestible violeta

300 ml de crema de leche

5 g de flores de lavanda

175 g de chocolate blanco

1 vaina de vainilla

Este color lo da un poco de colorante violeta comestible. Colocar la harina de almendras y el azúcar flor en un bol. Tamizar y esparcir sobre una placa para horno. Tostar a 150° C por 5 minutos y retirar. En otro bol, batir las claras hasta que comiencen a formar pequeños picos, incorporar el azúcar y batir hasta obtener picos firmes.

Agregar con un tamiz la mezcla de harina y azúcar a las claras batidas y mezclar con una espátula de goma o silicona. Incorporar un poco de colorante violeta e integrar.

Colocar la mezcla en una manga con pico liso mediano y formar los macarons sobre una placa para horno con papel encerado dejando 4 o 5 cm de separación entre sí. El diámetro de un macaron es de 5 a 6 cm. Dejar los macarons en la placa por 1 hora hasta que sequen bien, se forme una costra crocante y aumente su volumen manteniendo su interior húmedo. Hornear unos 12 minutos a 150 °C. Retirar del horno y dejar enfriar por unos minutos. Luego, colocar un poquito de agua por debajo del papel encerado y con la ayuda de una espátula levantarlos y colocarlos sobre una rejilla. Dejar enfriar.

Para el ganache de vainilla y lavanda. Calentar la crema y agregar las flores de lavanda (para infusionar). Picar el chocolate finamente y colocar en un bol. Verter la crema caliente sobre el chocolate picado. Dejar reposar hasta que el chocolate se derrita y después, batir para integrar bien el ganache.

Con la punta de un cuchillo, raspar el interior de la chaucha y agregar a la preparación anterior. Integrar bien y dejar enfriar. Colocar la preparación en una manga con pico liso mediano e ir rellenando los macarons.

Antes de armar estos deliciosos macarons, desmenuzar algunas flores de lavanda sobre el ganache.



Este color lo da un poco de colorante violeta comestible. Colocar la harina de almendras y el azúcar flor en un bol. Tamizar y esparcir sobre una placa para horno. Tostar a 150° C por 5 minutos y retirar. En otro bol, batir las claras hasta que comiencen a formar pequeños picos, incorporar el azúcar y batir hasta obtener picos firmes.



Agregar con un tamiz la mezcla de harina y azúcar a las claras batidas y mezclar con una espátula de goma o silicona. Incorporar un poco de colorante violeta e integrar.



Colocar la mezcla en una manga con pico liso mediano y formar los macarons sobre una placa para horno con papel encerado dejando 4 o 5 cm de separación entre sí. El diámetro de un macaron es de 5 a 6 cm. Dejar los macarons en la placa por 1 hora hasta que sequen bien, se forme una costra crocante y aumente su volumen manteniendo su interior húmedo. Hornear unos 12 minutos a 150 °C. Retirar del horno y dejar enfriar por unos minutos. Luego, colocar un poquito de agua por debajo del papel encerado y con la ayuda de una espátula levantarlos y colocarlos sobre una rejilla. Dejar enfriar.



Para el ganache de vainilla y lavanda. Calentar la crema y agregar las flores de lavanda (para infusionar). Picar el chocolate finamente y colocar en un bol. Verter la crema caliente sobre el chocolate picado. Dejar reposar hasta que el chocolate se derrita y después, batir para integrar bien el ganache.



Con la punta de un cuchillo, raspar el interior de la chaucha y agregar a la preparación anterior. Integrar bien y dejar enfriar. Colocar la preparación en una manga con pico liso mediano e ir rellenando los macarons.



Antes de armar estos deliciosos macarons, desmenuzar algunas flores de lavanda sobre el ganache.