(4 Porciones)

3 cucharadas de aceite

1 cebolla

250 g de carne de res molida

1 zanahoria

1 lata de tomates

1 cucharada de tomillo

2 hojas de laurel

1 cucharada de ajo (opcional) y perejil picados

1/2 vaso de vino blanco

150 ml de caldo

 

Masa para pastas rellenas

500 g de salsa blanca o bechamel

50 g de queso

parmesano rallado

3 cucharadas de aceite

1 cebolla

250 g de carne de res molida

1 zanahoria

1 lata de tomates

1 cucharada de tomillo

2 hojas de laurel

1 cucharada de ajo (opcional) y perejil picados

1/2 vaso de vino blanco

150 ml de caldo

 

Masa para pastas rellenas

500 g de salsa blanca o bechamel

50 g de queso

parmesano rallado

Para el relleno, dorar en una sartén con el aceite, la cebolla picada. Incorporar la carne molida y saltea. Añadir la zanahoria rallada y la lata de tomates pelados, sin semillas y cortados en cubos. Perfumar con el tomillo, las hojas de laurel y el ajo y perejil picados. Verter el vino blanco y lleva a hervor. Añadir el caldo y cocinar a fuego lento, con la sartén tapada, durante 30 minutos.

Estirar la masa para pasta rellena con un rodillo sobre una superficie enharinada, hasta obtener láminas delgadas. Cortar rectángulos de 20 cm x 14 cm o de acuerdo con el ancho de la fuente que vas a utilizar.

Hervir abundante agua con sal en una olla, introducir las láminas una por una y cocina durante 2 minutos. Escurrir con una espumadera, extiéndelas y taparlas con un paño húmedo.

Untar el fondo y los laterales de una fuente para horno con mantequilla. Colocar láminas de lasaña, ligeramente superpuestas en la base. Cubrir con parte de la salsa boloñesa, repartiéndola de manera uniforme con la cuchara. Poner encima más láminas de lasaña superpuestas entre sí.

Verter salsa bechamel Repetir las operaciones explicadas en los puntos 4 y 5 hasta completar el molde; finalizar con salsa bechamel. Espolvorear con el queso parmesano y cocinar en horno precalentado, a temperatura alta (220 ºC) durante 20 minutos. Cortar en porciones y servir inmediatamente.



Para el relleno, dorar en una sartén con el aceite, la cebolla picada. Incorporar la carne molida y saltea. Añadir la zanahoria rallada y la lata de tomates pelados, sin semillas y cortados en cubos. Perfumar con el tomillo, las hojas de laurel y el ajo y perejil picados. Verter el vino blanco y lleva a hervor. Añadir el caldo y cocinar a fuego lento, con la sartén tapada, durante 30 minutos.



Estirar la masa para pasta rellena con un rodillo sobre una superficie enharinada, hasta obtener láminas delgadas. Cortar rectángulos de 20 cm x 14 cm o de acuerdo con el ancho de la fuente que vas a utilizar.



Hervir abundante agua con sal en una olla, introducir las láminas una por una y cocina durante 2 minutos. Escurrir con una espumadera, extiéndelas y taparlas con un paño húmedo.



Untar el fondo y los laterales de una fuente para horno con mantequilla. Colocar láminas de lasaña, ligeramente superpuestas en la base. Cubrir con parte de la salsa boloñesa, repartiéndola de manera uniforme con la cuchara. Poner encima más láminas de lasaña superpuestas entre sí.



Verter salsa bechamel Repetir las operaciones explicadas en los puntos 4 y 5 hasta completar el molde; finalizar con salsa bechamel. Espolvorear con el queso parmesano y cocinar en horno precalentado, a temperatura alta (220 ºC) durante 20 minutos. Cortar en porciones y servir inmediatamente.