(10 Porciones)

Bizcocho

200 g de chocolate

semiamargo

200 g de mantequilla

6 yemas

20 g de harina

2 claras

110 g de azúcar

Crema de chocolate

150 g de azúcar

50 g de cacao

500 ml de crema

de leche

Cacao en polvo, para

Espolvorear

Bizcocho

200 g de chocolate

semiamargo

200 g de mantequilla

6 yemas

20 g de harina

2 claras

110 g de azúcar

Crema de chocolate

150 g de azúcar

50 g de cacao

500 ml de crema

de leche

Cacao en polvo, para

Espolvorear

Para el bizcocho, derretir el chocolate con la mantequilla a baño María. Añadir las yemas y la harina previamente tamizada. Mezclar con batidor de alambre.

Batir las claras a nieve con el azúcar, e incorporar al chocolate, con movimientos envolventes.

Disponer la preparación en los moldes rectangulares, previamente engrasados y enharinados. Cocinar en horno precalentado a 180° C durante 20 minutos, aproximadamente. Retirar y dejar enfriar.

Para la crema de chocolate, mezclar el cacao, el azúcar y la crema, utilizando un batidor de alambre. Dejar reposar en el refrigerador por 40 minutos, aproximadamente.

Una vez que la crema esté fría, batir con batidor de alambre, a punto chantillí. Disponer la preparación dentro de una manga de respostería con boquilla lisa.

Desmoldar la masa. Cubrir la superficie con copos de crema de cacao y espolvorear la superficie con cacao en polvo tamizado. Enfriar bien y servir.



Para el bizcocho, derretir el chocolate con la mantequilla a baño María. Añadir las yemas y la harina previamente tamizada. Mezclar con batidor de alambre.



Batir las claras a nieve con el azúcar, e incorporar al chocolate, con movimientos envolventes.



Disponer la preparación en los moldes rectangulares, previamente engrasados y enharinados. Cocinar en horno precalentado a 180° C durante 20 minutos, aproximadamente. Retirar y dejar enfriar.



Para la crema de chocolate, mezclar el cacao, el azúcar y la crema, utilizando un batidor de alambre. Dejar reposar en el refrigerador por 40 minutos, aproximadamente.



Una vez que la crema esté fría, batir con batidor de alambre, a punto chantillí. Disponer la preparación dentro de una manga de respostería con boquilla lisa.



Desmoldar la masa. Cubrir la superficie con copos de crema de cacao y espolvorear la superficie con cacao en polvo tamizado. Enfriar bien y servir.