(12 Porciones)

2 l de leche

200 ml de yogur

natural, sin endulzantes

Granola (20 porciones)

4 cdas. de manteca

1 k de avena

100 g de almendras,

picadas

100 g de avellanas,

picadas

100 g de coco rallado

200 g de uvas pasas

negras

100 g de higos cortados

Chiquitos

100 g de semillas

de sésamo integral

200 g de miel

2 l de leche

200 ml de yogur

natural, sin endulzantes

Granola (20 porciones)

4 cdas. de manteca

1 k de avena

100 g de almendras,

picadas

100 g de avellanas,

picadas

100 g de coco rallado

200 g de uvas pasas

negras

100 g de higos cortados

Chiquitos

100 g de semillas

de sésamo integral

200 g de miel

Para hacer el yogur, colocar la leche en una olla metálica y llevarla a la hornilla a fuego medio.

Calentarla hasta que alcance los 50 °C. En caso de no contar con un termómetro de cocina, colocar el dorso del dedo índice sobre la leche y mantenerlo durante 10 segundos: no debe quemar ni tampoco estar tibia.

Al llegar a la temperatura indicada, retirar la olla del fuego y agregar el yogur natural.

Integrar ambos ingredientes con ayuda de un batidor de mano, hasta que quede una mezcla homogénea. Tapar la olla y luego cubrirla con papel plástico y, por encima, un trapo de cocina. Dejarla en un lugar cálido, como el horno apagado, durante 6 horas.

Pasado ese tiempo, retirar el paño y el nailon y destapar la olla. Debe haber quedado un yogur de consistencia semiespesa y color claro. Este yogur se debe conservar refrigerado y dura hasta 7 días.

Para hacer la granola, poner la manteca a derretir en una olla preferentemente gruesa. Colocar allí la avena junto con todas las frutas y semillas, excepto las pasas y los higos. Cocinar a fuego mínimo durante 1 hora aproximadamente, revolviendo cada tanto. Una vez que la preparación esté bien tostada, apagar el fuego y agregar las pasas, los higos y la miel. Mezclar hasta que la miel se incorpore completamente. Dejar enfriar y guardar en frascos esterilizados y herméticos. Así, estará lista para consumir, cuando se desee, con el yogur.



Para hacer el yogur, colocar la leche en una olla metálica y llevarla a la hornilla a fuego medio.



Calentarla hasta que alcance los 50 °C. En caso de no contar con un termómetro de cocina, colocar el dorso del dedo índice sobre la leche y mantenerlo durante 10 segundos: no debe quemar ni tampoco estar tibia.



Al llegar a la temperatura indicada, retirar la olla del fuego y agregar el yogur natural.



Integrar ambos ingredientes con ayuda de un batidor de mano, hasta que quede una mezcla homogénea. Tapar la olla y luego cubrirla con papel plástico y, por encima, un trapo de cocina. Dejarla en un lugar cálido, como el horno apagado, durante 6 horas.



Pasado ese tiempo, retirar el paño y el nailon y destapar la olla. Debe haber quedado un yogur de consistencia semiespesa y color claro. Este yogur se debe conservar refrigerado y dura hasta 7 días.



Para hacer la granola, poner la manteca a derretir en una olla preferentemente gruesa. Colocar allí la avena junto con todas las frutas y semillas, excepto las pasas y los higos. Cocinar a fuego mínimo durante 1 hora aproximadamente, revolviendo cada tanto. Una vez que la preparación esté bien tostada, apagar el fuego y agregar las pasas, los higos y la miel. Mezclar hasta que la miel se incorpore completamente. Dejar enfriar y guardar en frascos esterilizados y herméticos. Así, estará lista para consumir, cuando se desee, con el yogur.