(7 Porciones)

Aceite de girasol, cantidad necesaria

200 ml de agua

250 g de azúcar

20 g de gelatina sin sabor

85 g de gelatina de manzana

Aceite de girasol, cantidad necesaria

200 ml de agua

250 g de azúcar

20 g de gelatina sin sabor

85 g de gelatina de manzana

Aceitar un molde con formas y reservar. Colocar el agua y el azúcar juntos en una olla con mango. Llevar al fuego.

Luego, añadir la gelatina sin sabor en forma de lluvia y calentar revolviendo constantemente con un batidor de alambre.

Una vez que rompa el hervor, agregar la gelatina de manzana en forma de lluvia y seguir revolviendo hasta disolver.

Continuar mezclando con batidor de alambre hasta que la preparación llegue a 100º C. Retirar del fuego antes de que hierva.

Colocar la preparación en el molde preparado y reservar en el refrigerador. Una vez que esté sólida, desmoldar y pasar por azúcar. Se los puede pinchar con palillos de colores para servirse sin usar las manos.



Aceitar un molde con formas y reservar. Colocar el agua y el azúcar juntos en una olla con mango. Llevar al fuego.



Luego, añadir la gelatina sin sabor en forma de lluvia y calentar revolviendo constantemente con un batidor de alambre.



Una vez que rompa el hervor, agregar la gelatina de manzana en forma de lluvia y seguir revolviendo hasta disolver.



Continuar mezclando con batidor de alambre hasta que la preparación llegue a 100º C. Retirar del fuego antes de que hierva.



Colocar la preparación en el molde preparado y reservar en el refrigerador. Una vez que esté sólida, desmoldar y pasar por azúcar. Se los puede pinchar con palillos de colores para servirse sin usar las manos.