(8 Porciones)

1,5 kg de papas

350 g de harina

1 cucharadita de sal

Pimienta, a gusto

1 pizca de nuez moscada

1 huevo

1,5 kg de papas

350 g de harina

1 cucharadita de sal

Pimienta, a gusto

1 pizca de nuez moscada

1 huevo

Pelar las papas y cocinarlas en agua con sal hasta que estén tiernas pero firmes. Escurrirlas y hacer un puré.

Colocar la harina en forma de corona sobre la mesa de trabajo o en un bol, y espolvorear con la sal, pimienta a gusto y nuez moscada. Distribuir el puré de papas sobre la harina.

Agregar un huevo en el hueco central e incorporar la harina y el puré de papas de afuera hacia dentro.

Mezclar todos los ingredientes a mano hasta formar una especie de granulado. Amasar con ambas manos lo más rápido posible ya que no hay que trabajar esta masa excesivamente. Dejar reposar unos minutos.

Moldear cilindros de 3 o 4 cm de diámetro y espolvorear con harina. Con ayuda de un cuchillo filoso, cortar porciones de 1 cm de ancho. Pasar cada porción por el utensilio para marcar gnocchi ejerciendo presión con el dedo pulgar en el centro de la masa. Deslizar y deja orear sobre la mesa de trabajo enharinada. Espolvorear con más harina para que no se peguen. Hervir en abundante agua con sal y cuando suban a la superficie retirarlos con una espumadera. Servirlos bien calientes con la salsa a elección.



Pelar las papas y cocinarlas en agua con sal hasta que estén tiernas pero firmes. Escurrirlas y hacer un puré.



Colocar la harina en forma de corona sobre la mesa de trabajo o en un bol, y espolvorear con la sal, pimienta a gusto y nuez moscada. Distribuir el puré de papas sobre la harina.



Agregar un huevo en el hueco central e incorporar la harina y el puré de papas de afuera hacia dentro.



Mezclar todos los ingredientes a mano hasta formar una especie de granulado. Amasar con ambas manos lo más rápido posible ya que no hay que trabajar esta masa excesivamente. Dejar reposar unos minutos.



Moldear cilindros de 3 o 4 cm de diámetro y espolvorear con harina. Con ayuda de un cuchillo filoso, cortar porciones de 1 cm de ancho. Pasar cada porción por el utensilio para marcar gnocchi ejerciendo presión con el dedo pulgar en el centro de la masa. Deslizar y deja orear sobre la mesa de trabajo enharinada. Espolvorear con más harina para que no se peguen. Hervir en abundante agua con sal y cuando suban a la superficie retirarlos con una espumadera. Servirlos bien calientes con la salsa a elección.