(35 Porciones)

180 g de mantequilla

90 g de azúcar flor

1 huevo

Unas gotas de esencia de vainilla

250 g de harina

 

Para la decoración

Frutas secas, cantidad necesaria

Baño de repostería semiamargo

180 g de mantequilla

90 g de azúcar flor

1 huevo

Unas gotas de esencia de vainilla

250 g de harina

 

Para la decoración

Frutas secas, cantidad necesaria

Baño de repostería semiamargo

Batir la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar frío con batidora eléctrica hasta obtener una crema.

Incorporar el huevo y perfumar con la esencia de vainilla. Bajar la velocidad de la batidora e incorporar la harina previamente tamizada. No batir demasiado.

Colocar la preparación en una manga con boca rizada. Sobre una bandeja para horno, previamente engrasada, dibujar figuras en forma de “S”, para formar las galletitas.

Para tener galletas de distintas formas, se puede realizar círculos sobre la placa para horno. Cubrir con papel film y llevar al congelador durante 20 minutos. Cocinar en el horno precalentado a temperatura moderada, 180° C, durante 15 minutos, o hasta que las galletas estén apenas doradas. Retirar y dejar enfriar sobre una rejilla a temperatura ambiente. Decorar con baño de repostería derretido y coronar con trocitos de fruta seca.



Batir la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar frío con batidora eléctrica hasta obtener una crema.



Incorporar el huevo y perfumar con la esencia de vainilla. Bajar la velocidad de la batidora e incorporar la harina previamente tamizada. No batir demasiado.



Colocar la preparación en una manga con boca rizada. Sobre una bandeja para horno, previamente engrasada, dibujar figuras en forma de “S”, para formar las galletitas.



Para tener galletas de distintas formas, se puede realizar círculos sobre la placa para horno. Cubrir con papel film y llevar al congelador durante 20 minutos. Cocinar en el horno precalentado a temperatura moderada, 180° C, durante 15 minutos, o hasta que las galletas estén apenas doradas. Retirar y dejar enfriar sobre una rejilla a temperatura ambiente. Decorar con baño de repostería derretido y coronar con trocitos de fruta seca.