(6 Porciones)

800 g de espárragos

30 ml de jugo de limón

100 ml de leche

descremada

100 ml de crema de

leche ligera

150 g de queso blanco

descremado

100 g de queso magro

rallado

4 huevos

Sal y pimienta, a gusto

Nuez moscada, a gusto

800 g de espárragos

30 ml de jugo de limón

100 ml de leche

descremada

100 ml de crema de

leche ligera

150 g de queso blanco

descremado

100 g de queso magro

rallado

4 huevos

Sal y pimienta, a gusto

Nuez moscada, a gusto

Desechar la parte dura de los tallos de los espárragos y cocinarlos en agua salada con el jugo de limón hasta que resulten tiernos. Retirar, escurrir bien y reservar 12 para decorar. Colocar el resto de los espárragos en la licuadora o en el procesador de alimentos junto con la leche y la crema y procesar hasta obtener un puré.

Colocar el puré de espárragos en un tazón y mezclar con el queso blanco, el queso rallado y los huevos ligeramente batidos. Condimentar con sal, pimienta y nuez moscada a gusto. Forrar un molde rectangular con papel de aluminio, rociarlo con aceite en aerosol y ubicar en la base los espárragos reservados.

Verter la preparación y cocinar en horno precalentado, a temperatura moderada (alrededor de 200 ºC) durante 55 minutos. Retirar, dejar entibiar y desmoldar con cuidado. Servir tibio, o frío acompañado de aros de cebolla asados.



Desechar la parte dura de los tallos de los espárragos y cocinarlos en agua salada con el jugo de limón hasta que resulten tiernos. Retirar, escurrir bien y reservar 12 para decorar. Colocar el resto de los espárragos en la licuadora o en el procesador de alimentos junto con la leche y la crema y procesar hasta obtener un puré.



Colocar el puré de espárragos en un tazón y mezclar con el queso blanco, el queso rallado y los huevos ligeramente batidos. Condimentar con sal, pimienta y nuez moscada a gusto. Forrar un molde rectangular con papel de aluminio, rociarlo con aceite en aerosol y ubicar en la base los espárragos reservados.



Verter la preparación y cocinar en horno precalentado, a temperatura moderada (alrededor de 200 ºC) durante 55 minutos. Retirar, dejar entibiar y desmoldar con cuidado. Servir tibio, o frío acompañado de aros de cebolla asados.