(8 Porciones)

2 betarragas

medianas

4 huevos

1 cucharada de aceite

1 cucharadita de sal

700 g de harina

2 betarragas

medianas

4 huevos

1 cucharada de aceite

1 cucharadita de sal

700 g de harina

Cocinar las betarragas con su cáscara en agua con sal hasta que resulten tiernas. Escurrir, dejar entibiar y pelar. Procesarlas hasta obtener un puré. Colocar el puré de betarragas en un tazón y mezclarlo con los huevos, el aceite, la sal y la harina hasta formar una masa. Amasar hasta obtener un bollo liso. Dejar descansar tapado con un lienzo limpio durante, al menos, 20 minutos.

Dividir la masa en 3 partes. Estirar cada una con ayuda de un rodillo, sobre una superficie enharinada, hasta que resulte bien delgada. Espolvorear con harina y doblar la masa sobre sí misma, en dobleces de alrededor de 5 cm hasta formar un rollo. Con un cuchillo, cortar el rollo en tiras finas en forma perpendicular. Abrir los rollitos de masa y extender los fideos sobre la superficie enharinada y dejar orear.

Colocar abundante agua en una cacerola, salar y llevar a hervor. Verter los fideos, moverlos ligeramente y cocinar hasta que resulten "al dente". Retirar, escurrir y servir de inmediato, acompañados con crema de leche ligera perfumada con hierbas frescas picadas.



Cocinar las betarragas con su cáscara en agua con sal hasta que resulten tiernas. Escurrir, dejar entibiar y pelar. Procesarlas hasta obtener un puré. Colocar el puré de betarragas en un tazón y mezclarlo con los huevos, el aceite, la sal y la harina hasta formar una masa. Amasar hasta obtener un bollo liso. Dejar descansar tapado con un lienzo limpio durante, al menos, 20 minutos.



Dividir la masa en 3 partes. Estirar cada una con ayuda de un rodillo, sobre una superficie enharinada, hasta que resulte bien delgada. Espolvorear con harina y doblar la masa sobre sí misma, en dobleces de alrededor de 5 cm hasta formar un rollo. Con un cuchillo, cortar el rollo en tiras finas en forma perpendicular. Abrir los rollitos de masa y extender los fideos sobre la superficie enharinada y dejar orear.



Colocar abundante agua en una cacerola, salar y llevar a hervor. Verter los fideos, moverlos ligeramente y cocinar hasta que resulten "al dente". Retirar, escurrir y servir de inmediato, acompañados con crema de leche ligera perfumada con hierbas frescas picadas.