(25 Porciones)

180 g de manteca

400 g de sémola superfina

250 g de harina

Una pizca de sal

100 g de azúcar

1 cucharadita de

polvo para hornear

Una pizca de canela

1 huevo

1 clara, para pintar

 

 

 

 

180 g de manteca

400 g de sémola superfina

250 g de harina

Una pizca de sal

100 g de azúcar

1 cucharadita de

polvo para hornear

Una pizca de canela

1 huevo

1 clara, para pintar

 

 

 

 

Derretir la manteca y mezclarla con la sémola. Tamizar la harina, la sal, el azúcar y el polvo para hornear sobre la mezcla. Unir los ingredientes hasta formar una masa.

Perfumar con la canela y agregar un huevo. Mezclar bien.

Trabajar con las manos, hasta obtener una masa lisa. Estirarla con un rodillo sobre una superficie ligeramente enharinada hasta que tenga 3 mm de espesor. Cortar galletas de la forma deseada con ayuda de un cortante.

Con un pincel de cocina, pintar los bordes de cada galleta con una clara ligeramente batida.

Escribir un deseo o una frase en una tira pequeña de papel manteca con marcador de tinta indeleble. Doblarla y colocarla en el centro de una de las galletas. Colocar por encima otra galleta y presionar en los bordes, para que se peguen ambas galletas. Repetir hasta terminar las galletas. Cocinar en horno precalentado, a temperatura moderada, 180º C, de 10 a 15 minutos. Retirar y dejar enfriar.



Derretir la manteca y mezclarla con la sémola. Tamizar la harina, la sal, el azúcar y el polvo para hornear sobre la mezcla. Unir los ingredientes hasta formar una masa.



Perfumar con la canela y agregar un huevo. Mezclar bien.



Trabajar con las manos, hasta obtener una masa lisa. Estirarla con un rodillo sobre una superficie ligeramente enharinada hasta que tenga 3 mm de espesor. Cortar galletas de la forma deseada con ayuda de un cortante.



Con un pincel de cocina, pintar los bordes de cada galleta con una clara ligeramente batida.



Escribir un deseo o una frase en una tira pequeña de papel manteca con marcador de tinta indeleble. Doblarla y colocarla en el centro de una de las galletas. Colocar por encima otra galleta y presionar en los bordes, para que se peguen ambas galletas. Repetir hasta terminar las galletas. Cocinar en horno precalentado, a temperatura moderada, 180º C, de 10 a 15 minutos. Retirar y dejar enfriar.