(48 Porciones)

Para la masa

120 g de mantequilla

100 g de azúcar flor

2 huevos

1 cucharadita de esencia de vainilla

300 g de harina

 

Para la cubierta

200 g de manjar blanco repostero

150 g de baño de repostería semiamargo

Para la masa

120 g de mantequilla

100 g de azúcar flor

2 huevos

1 cucharadita de esencia de vainilla

300 g de harina

 

Para la cubierta

200 g de manjar blanco repostero

150 g de baño de repostería semiamargo

Para la masa, batir la mantequilla con el azúcar flor hasta obtener una crema aireada y espumosa. Agregar los huevos, uno a uno y batir bien después de cada incorporación. Perfumar con la esencia de vainilla y continuar batiendo hasta integrar. Tamizar la harina dos veces. Integrarla a la preparación anterior con movimientos suaves.

Mezclar hasta formar una masa lisa y tierna. Usar una espátula o las manos, pero sin trabajarla demasiado. Cubrir la masa con papel film y llevar al refrigerador por, al menos, 30 minutos. Retirar del refrigerador y quitar el papel film. Estirar la masa con ayuda de un rodillo sobre una superficie ligeramente enharinada hasta que tenga alrededor de 1 cm de espesor.

Con ayuda de un cortante, cortar círculos de aproximadamente 4 cm de diámetro y distribuirlos en una placa para horno previamente engrasada. Dejar suficiente espacio entre los círculos para evitar que se junten o encimen durante la cocción. Cocinar en horno precalentado a temperatura moderada, 180 °C, durante 7 minutos o hasta que las galletas estén apenas doradas. Retirar del horno con ayuda de una espátula y dejar enfriar sobre una rejilla a temperatura ambiente.

Colocar el dulce de leche en una manga con boquilla lisa. Realizar una espiral sobre una galleta. Repetir el procedimiento con todas las galletas.

Derretir el baño de repostería a baño María o en el horno de microondas y colocarlo en una manga con boquilla lisa.

Realizar líneas o espirales de chocolate derretido sobre la espiral de manjar blanco. Dejar secar unos minutos a temperatura ambiente. También se puede espolvorear con nueces o almendras picadas antes de que el chocolate se seque por completo.



Para la masa, batir la mantequilla con el azúcar flor hasta obtener una crema aireada y espumosa. Agregar los huevos, uno a uno y batir bien después de cada incorporación. Perfumar con la esencia de vainilla y continuar batiendo hasta integrar. Tamizar la harina dos veces. Integrarla a la preparación anterior con movimientos suaves.



Mezclar hasta formar una masa lisa y tierna. Usar una espátula o las manos, pero sin trabajarla demasiado. Cubrir la masa con papel film y llevar al refrigerador por, al menos, 30 minutos. Retirar del refrigerador y quitar el papel film. Estirar la masa con ayuda de un rodillo sobre una superficie ligeramente enharinada hasta que tenga alrededor de 1 cm de espesor.



Con ayuda de un cortante, cortar círculos de aproximadamente 4 cm de diámetro y distribuirlos en una placa para horno previamente engrasada. Dejar suficiente espacio entre los círculos para evitar que se junten o encimen durante la cocción. Cocinar en horno precalentado a temperatura moderada, 180 °C, durante 7 minutos o hasta que las galletas estén apenas doradas. Retirar del horno con ayuda de una espátula y dejar enfriar sobre una rejilla a temperatura ambiente.



Colocar el dulce de leche en una manga con boquilla lisa. Realizar una espiral sobre una galleta. Repetir el procedimiento con todas las galletas.



Derretir el baño de repostería a baño María o en el horno de microondas y colocarlo en una manga con boquilla lisa.



Realizar líneas o espirales de chocolate derretido sobre la espiral de manjar blanco. Dejar secar unos minutos a temperatura ambiente. También se puede espolvorear con nueces o almendras picadas antes de que el chocolate se seque por completo.