(8 Porciones)

Masa integral para tarta

300 g de harina integral

1 cucharadita de sal

Una pizca de pimienta

8 cucharadas de aceite de oliva

75 ml de agua, aproximadamente

 

Relleno

12 tomates secos

12 hojas de albahaca picadas grande, más extra para decorar

100 g de queso de cabra

3 cdas. de aceite de oliva

Aceite de girasol, para engrasar

Masa integral para tarta

300 g de harina integral

1 cucharadita de sal

Una pizca de pimienta

8 cucharadas de aceite de oliva

75 ml de agua, aproximadamente

 

Relleno

12 tomates secos

12 hojas de albahaca picadas grande, más extra para decorar

100 g de queso de cabra

3 cdas. de aceite de oliva

Aceite de girasol, para engrasar

Para la masa, en un recipiente profundo, mezclar la harina junto con la sal, la pimienta y el aceite.

Mezclar y agregar agua, poco a poco, hasta incorporar bien todos los ingredientes.

Unir la preparación sin amasar demasiado, hasta que quede una masa lisa y suave, que no se pegue a las manos.

Envolver la masa en papel film y dejarla reposar durante 30 minutos en el refrigerador.

Para el relleno, hidratar los tomates secos en agua bien caliente 15 minutos. Escurrirlos y filetearlos. Aparte, lavar y picar las hojas de albahaca. Mezclar con el queso desmenuzado y el aceite de oliva. Estirar la masa hasta que quede finita. Cortar 6 círculos. Colocar en moldes, rellenar y hacer el repulgue (dobleces de la masa con las manos para impedir que se salga el relleno). Hornear sobre placa engrasada a 180 °C, hasta que la masa esté cocida y el queso derretido. Decorar con hojitas de albahaca.



Para la masa, en un recipiente profundo, mezclar la harina junto con la sal, la pimienta y el aceite.



Mezclar y agregar agua, poco a poco, hasta incorporar bien todos los ingredientes.



Unir la preparación sin amasar demasiado, hasta que quede una masa lisa y suave, que no se pegue a las manos.



Envolver la masa en papel film y dejarla reposar durante 30 minutos en el refrigerador.



Para el relleno, hidratar los tomates secos en agua bien caliente 15 minutos. Escurrirlos y filetearlos. Aparte, lavar y picar las hojas de albahaca. Mezclar con el queso desmenuzado y el aceite de oliva. Estirar la masa hasta que quede finita. Cortar 6 círculos. Colocar en moldes, rellenar y hacer el repulgue (dobleces de la masa con las manos para impedir que se salga el relleno). Hornear sobre placa engrasada a 180 °C, hasta que la masa esté cocida y el queso derretido. Decorar con hojitas de albahaca.