(15 Porciones)

2,5 kg de duraznos

(no demasiado maduros)

1 l de agua

2 kg de azúcar

1 vaina de vainilla

Ralladura de una naranja

Papel mantequilla

2,5 kg de duraznos

(no demasiado maduros)

1 l de agua

2 kg de azúcar

1 vaina de vainilla

Ralladura de una naranja

Papel mantequilla

Hervir los duraznos en abundante agua durante 1 minuto. Colocarlos en un recipiente con agua helada y pelarlos tratando de levantar sólo la piel, para que conserven su forma redondeada y lisa.

Cortarlos al medio y, con la ayuda de un cuchillo filoso o una cuchara afilada en uno de sus lados, retirar el carozo sin dañar la pulpa.

Colocar el agua y el azúcar en una olla, llevar a hervor y cocinar a fuego fuerte durante 10 minutos. Agregar los duraznos, la vaina de vainilla y la ralladura de naranja.

Cubrir con papel manteca para que los duraznos queden sumergidos. Cuando rompa el hervor, cocinar durante 10 minutos más. Retirar del fuego. Esterilizar los frascos y envase la preparación con sumo cuidado. Al momento de envasar, el almíbar debe cubrir todos los duraznos ya que de lo contrario, se tornarán negros.



Hervir los duraznos en abundante agua durante 1 minuto. Colocarlos en un recipiente con agua helada y pelarlos tratando de levantar sólo la piel, para que conserven su forma redondeada y lisa.



Cortarlos al medio y, con la ayuda de un cuchillo filoso o una cuchara afilada en uno de sus lados, retirar el carozo sin dañar la pulpa.



Colocar el agua y el azúcar en una olla, llevar a hervor y cocinar a fuego fuerte durante 10 minutos. Agregar los duraznos, la vaina de vainilla y la ralladura de naranja.



Cubrir con papel manteca para que los duraznos queden sumergidos. Cuando rompa el hervor, cocinar durante 10 minutos más. Retirar del fuego. Esterilizar los frascos y envase la preparación con sumo cuidado. Al momento de envasar, el almíbar debe cubrir todos los duraznos ya que de lo contrario, se tornarán negros.