(12 Porciones)

Bizcocho de pistacho

 

100 g de pistacho

30 g de harina

1 pizca de sal

2 huevos

1 yema de huevo

60 g de azúcar

1 clara

Azúcar flor, para

Espolvorear

 

Mousse de chocolate blanco

7 g de gelatina

50 ml de agua

400 g chocolate

blanco

600 g crema de leche

Bizcocho de pistacho

 

100 g de pistacho

30 g de harina

1 pizca de sal

2 huevos

1 yema de huevo

60 g de azúcar

1 clara

Azúcar flor, para

Espolvorear

 

Mousse de chocolate blanco

7 g de gelatina

50 ml de agua

400 g chocolate

blanco

600 g crema de leche

En la cumbre se divisa un pistacho acaramelado. Para el bizcocho de pistacho, procesar los pistachos con la harina y la sal. Reservar.

Montar los huevos con la yema y el azúcar a punto cinta. Por otro lado, batir la clara con el azúcar a punto nieve.

A continuación, mezclar los dos batidos con movimientos suaves.

Incorporar los ingredientes secos a la mezcla anterior, e integrar con una espátula de goma.

Extender la preparación sobre una bandeja para horno de 20 x 30 cm, aproximadamente. Espolvorear la superficie con azúcar y hornear a 220° C durante 8 minutos. Retirar y dejar enfriar. Cortar círculos del mismo tamaño de la boca de los moldes.

Para el mousse de chocolate blanco, hidratar la gelatina con el agua. Reservar. Fundir el chocolate a baño María. Hervir 200 ml de crema de leche y añadir la gelatina ya hidratada y mezclar bien con espátula de goma. Volcar sobre el chocolate semiderretido.

Dejar enfriar la preparación anterior y añadir los 400 ml de crema de leche restante, semibatida. Mezclar hasta obtener una crema lisa y homogénea. Disponer la preparación en moldes de silicona con forma de semiesferas. Cubrir la superficie con el bizcocho de pistachos. Dejar en el congelador por varias horas, hasta que solidifique. Desmoldar y decorar con un pistacho acaramelado.



En la cumbre se divisa un pistacho acaramelado. Para el bizcocho de pistacho, procesar los pistachos con la harina y la sal. Reservar.



Montar los huevos con la yema y el azúcar a punto cinta. Por otro lado, batir la clara con el azúcar a punto nieve.



A continuación, mezclar los dos batidos con movimientos suaves.



Incorporar los ingredientes secos a la mezcla anterior, e integrar con una espátula de goma.



Extender la preparación sobre una bandeja para horno de 20 x 30 cm, aproximadamente. Espolvorear la superficie con azúcar y hornear a 220° C durante 8 minutos. Retirar y dejar enfriar. Cortar círculos del mismo tamaño de la boca de los moldes.



Para el mousse de chocolate blanco, hidratar la gelatina con el agua. Reservar. Fundir el chocolate a baño María. Hervir 200 ml de crema de leche y añadir la gelatina ya hidratada y mezclar bien con espátula de goma. Volcar sobre el chocolate semiderretido.



Dejar enfriar la preparación anterior y añadir los 400 ml de crema de leche restante, semibatida. Mezclar hasta obtener una crema lisa y homogénea. Disponer la preparación en moldes de silicona con forma de semiesferas. Cubrir la superficie con el bizcocho de pistachos. Dejar en el congelador por varias horas, hasta que solidifique. Desmoldar y decorar con un pistacho acaramelado.