(8 Porciones)

Para el dacquoise

2 claras

30 g de azúcar

60 g de almendras en polvo

60 g de azúcar flor

10 g de harina

 

Para la mousse de chocolate

4 yemas

1 huevo

60 g de azúcar

40 ml de agua

5 g de gelatina

250 ml de crema de leche

Para el dacquoise

2 claras

30 g de azúcar

60 g de almendras en polvo

60 g de azúcar flor

10 g de harina

 

Para la mousse de chocolate

4 yemas

1 huevo

60 g de azúcar

40 ml de agua

5 g de gelatina

250 ml de crema de leche

Para el dacquoise, batir las claras con el azúcar hasta lograr una textura firme. Tamizar el azúcar flor con la harina y el polvo de almendras 3 veces, para darles aire y que resulten más livianos. Incorporar suavemente los ingredientes secos a las claras batidas.

Rellenar una manga pastelera con la preparación anterior y realizar un triángulo (o la forma deseada) sobre una placa para horno forrada con papel antiadherente. Espolvorear los discos con azúcar flor. Hornear a 160 °C alrededor de 12 minutos, no más, porque el dacquoise debe quedar húmedo en el centro.

Para el mousse, calentar las yemas con el huevo, el azúcar y el agua a baño María hasta que estén bien calientes (80°C). Retirar del fuego y batir hasta que la preparación se enfríe por completo. Hidratar y disolver la gelatina. Mezclarla con el batido de huevos.

Batir la crema de leche a medio punto. Derretir el chocolate a baño María e incorporarlo a la rema. Mezclar para integrar. Agregar la crema con chocolate al batido de huevos, con movimientos suaves. Mezclar en forma envolvente para que la preparación no se baje.

Poner una base de dacquoise en un molde desmontable de 24 cm de diámetro o en un molde triangular de 750 ml. Verter la mousse por encima y extenderla en forma pareja con ayuda de una espátula.

Llevar al refrigerador por varias horas, hasta que la mousse tome cuerpo. Retirar, desmoldar con cuidado y decorar con triángulos de chocolate.



Para el dacquoise, batir las claras con el azúcar hasta lograr una textura firme. Tamizar el azúcar flor con la harina y el polvo de almendras 3 veces, para darles aire y que resulten más livianos. Incorporar suavemente los ingredientes secos a las claras batidas.



Rellenar una manga pastelera con la preparación anterior y realizar un triángulo (o la forma deseada) sobre una placa para horno forrada con papel antiadherente. Espolvorear los discos con azúcar flor. Hornear a 160 °C alrededor de 12 minutos, no más, porque el dacquoise debe quedar húmedo en el centro.



Para el mousse, calentar las yemas con el huevo, el azúcar y el agua a baño María hasta que estén bien calientes (80°C). Retirar del fuego y batir hasta que la preparación se enfríe por completo. Hidratar y disolver la gelatina. Mezclarla con el batido de huevos.



Batir la crema de leche a medio punto. Derretir el chocolate a baño María e incorporarlo a la rema. Mezclar para integrar. Agregar la crema con chocolate al batido de huevos, con movimientos suaves. Mezclar en forma envolvente para que la preparación no se baje.



Poner una base de dacquoise en un molde desmontable de 24 cm de diámetro o en un molde triangular de 750 ml. Verter la mousse por encima y extenderla en forma pareja con ayuda de una espátula.



Llevar al refrigerador por varias horas, hasta que la mousse tome cuerpo. Retirar, desmoldar con cuidado y decorar con triángulos de chocolate.