(12 Porciones)

170 g de mantequilla

200 g de azúcar

½ vaina de vainilla

5 claras

390 g de harina

1 cdita. de polvo

para hornear

250 ml de crema d leche

Colorante comestible

rojo, cantidad necesaria

100 g de chips de

chocolate

Cream cheese, para

decorar

Colorante comestible

en pasta verde

Chips de chocolate,

para decorar

170 g de mantequilla

200 g de azúcar

½ vaina de vainilla

5 claras

390 g de harina

1 cdita. de polvo

para hornear

250 ml de crema d leche

Colorante comestible

rojo, cantidad necesaria

100 g de chips de

chocolate

Cream cheese, para

decorar

Colorante comestible

en pasta verde

Chips de chocolate,

para decorar

Colocar en un bol la mantequilla a temperatura ambiente, junto con el azúcar y batir con batidora eléctrica hasta lograr una crema blanca y suave.

Raspar, con la punta de un cuchillo, el centro de la vaina de vainilla e incorporar a la preparación anterior.

En otro recipiente, batir las claras a punto nieve.

Agregar a la preparación de mantequilla y azúcar las claras a nieve para aligerar la consistencia, con movimientos envolventes. Luego, mezclar la harina con el polvo para hornear en otro bol e incorporar a la preparación de claras, mantequilla y azúcar, siempre con movimientos envolventes, alternando con la crema de leche para terminar con la parte de harina. Mezclar bien.

Colorear la preparación con colorante rojo hasta obtener un color similar al de la parte interior de una sandía. Añadir chips de chocolate.

Colocar la preparación en envases de papel (pirotines) y estos dentro de moldes para cupcakes, hasta cubrir las 3/4 partes de cada molde. Precalentar el horno y hornear a 180° C durante 25 a 30 minutos. Retirar y dejar enfriar. Para decorar los cupcakes, teñir el cream cheese con colorante en pasta verde y cubrir con una espátula rígida. Agregar los chips de chocolate, simulando las semillas de una sandía.



Colocar en un bol la mantequilla a temperatura ambiente, junto con el azúcar y batir con batidora eléctrica hasta lograr una crema blanca y suave.



Raspar, con la punta de un cuchillo, el centro de la vaina de vainilla e incorporar a la preparación anterior.



En otro recipiente, batir las claras a punto nieve.



Agregar a la preparación de mantequilla y azúcar las claras a nieve para aligerar la consistencia, con movimientos envolventes. Luego, mezclar la harina con el polvo para hornear en otro bol e incorporar a la preparación de claras, mantequilla y azúcar, siempre con movimientos envolventes, alternando con la crema de leche para terminar con la parte de harina. Mezclar bien.



Colorear la preparación con colorante rojo hasta obtener un color similar al de la parte interior de una sandía. Añadir chips de chocolate.



Colocar la preparación en envases de papel (pirotines) y estos dentro de moldes para cupcakes, hasta cubrir las 3/4 partes de cada molde. Precalentar el horno y hornear a 180° C durante 25 a 30 minutos. Retirar y dejar enfriar. Para decorar los cupcakes, teñir el cream cheese con colorante en pasta verde y cubrir con una espátula rígida. Agregar los chips de chocolate, simulando las semillas de una sandía.