(30 Porciones)

300 g de harina

120 g de mantequilla

80 g de azúcar flor

300 g de arándanos

Para la cubierta

150 g de mantequilla

100 g de azúcar

4 huevos

50 g de harina

100 ml de crema de leche

300 g de harina

120 g de mantequilla

80 g de azúcar flor

300 g de arándanos

Para la cubierta

150 g de mantequilla

100 g de azúcar

4 huevos

50 g de harina

100 ml de crema de leche

Para la base, colocar la harina junto con la mantequilla y el azúcar en un procesador de alimentos. Procesar hasta integrar. También se puede utilizar una procesadora de mano. Agregar agua en cantidad necesaria para formar una masa tierna. No procesar ni trabajar demasiado la masa con las manos.

Envolver la masa en papel film y dejar descansar durante 30 minutos en el refrigerador. Retirar la masa del refrigerador. Estirarla sobre una superficie ligeramente enharinada con ayuda de un rodillo hasta que tenga alrededor de 5 mm de espesor. Cubrir con ella un molde rectangular de 25 x 35 cm forrado con papel mantequilla.

Para la cubierta, batir la mantequilla junto con el azúcar hasta obtener una crema espumosa. Agregar los huevos, uno a uno. Batir bien después de cada incorporación.

Agregar la harina previamente tamizada en forma de lluvia y por último, la crema de leche, sin dejar de batir en ningún momento.

Disponer los arándanos lavados y secados sobre la masa. Distribuirlos de modo que cubran toda la superficie.

Volcar la cubierta sobre la masa con arándanos y cocinar en el horno precalentado a temperatura moderada, 180° C, durante 45 minutos. Retirar del horno. Dejar pasar el calor fuerte y cortar en cuadrados de tamaño parejo.



Para la base, colocar la harina junto con la mantequilla y el azúcar en un procesador de alimentos. Procesar hasta integrar. También se puede utilizar una procesadora de mano. Agregar agua en cantidad necesaria para formar una masa tierna. No procesar ni trabajar demasiado la masa con las manos.



Envolver la masa en papel film y dejar descansar durante 30 minutos en el refrigerador. Retirar la masa del refrigerador. Estirarla sobre una superficie ligeramente enharinada con ayuda de un rodillo hasta que tenga alrededor de 5 mm de espesor. Cubrir con ella un molde rectangular de 25 x 35 cm forrado con papel mantequilla.



Para la cubierta, batir la mantequilla junto con el azúcar hasta obtener una crema espumosa. Agregar los huevos, uno a uno. Batir bien después de cada incorporación.



Agregar la harina previamente tamizada en forma de lluvia y por último, la crema de leche, sin dejar de batir en ningún momento.



Disponer los arándanos lavados y secados sobre la masa. Distribuirlos de modo que cubran toda la superficie.



Volcar la cubierta sobre la masa con arándanos y cocinar en el horno precalentado a temperatura moderada, 180° C, durante 45 minutos. Retirar del horno. Dejar pasar el calor fuerte y cortar en cuadrados de tamaño parejo.