(6 Porciones)

150 g de mantequilla

80 g de azúcar flor

1 huevo

Ralladura de 1 limón

250 g de harina

1 cdita. de canela en polvo

Glasé, para decorar

Colorante comestible en pasta amarillo

 

150 g de mantequilla

80 g de azúcar flor

1 huevo

Ralladura de 1 limón

250 g de harina

1 cdita. de canela en polvo

Glasé, para decorar

Colorante comestible en pasta amarillo

 

Colocar el azúcar flor en un bol. En una taza, cortar la mantequilla a temperatura ambiente y agregar al azúcar. Batir con la batidora eléctrica hasta que la preparación esté cremosa.

Agregar el huevo y la ralladura de limón y batir bien.

Incorporar los ingredientes secos previamente tamizados y mezclar hasta obtener una masa lisa y suave.

Sobre una mesa espolvoreada con harina, estirar la masa con un bolillo hasta que quede de 3 mm de espesor. Con un cortante de repostería circular, cortar las cookies y disponer sobre una placa para horno. Cocinar en el horno a temperatura moderada (180° C) durante 10 minutos. Retirar y dejar enfriar.

Preparar el glasé siguiendo las indicaciones de la receta y rellenar una manga de repostería con pico fino y liso. Marcar el borde de cada cookie.

Con una cuchara, cubrir la superficie de las cookies con el glasé restante. Con la manga, hacer picos separados como borde y una flor para el centro. Colorear parte del glasé con colorante amarillo, cargar un cartucho de papel y trabajar el centro de cada flor.



Colocar el azúcar flor en un bol. En una taza, cortar la mantequilla a temperatura ambiente y agregar al azúcar. Batir con la batidora eléctrica hasta que la preparación esté cremosa.



Agregar el huevo y la ralladura de limón y batir bien.



Incorporar los ingredientes secos previamente tamizados y mezclar hasta obtener una masa lisa y suave.



Sobre una mesa espolvoreada con harina, estirar la masa con un bolillo hasta que quede de 3 mm de espesor. Con un cortante de repostería circular, cortar las cookies y disponer sobre una placa para horno. Cocinar en el horno a temperatura moderada (180° C) durante 10 minutos. Retirar y dejar enfriar.



Preparar el glasé siguiendo las indicaciones de la receta y rellenar una manga de repostería con pico fino y liso. Marcar el borde de cada cookie.



Con una cuchara, cubrir la superficie de las cookies con el glasé restante. Con la manga, hacer picos separados como borde y una flor para el centro. Colorear parte del glasé con colorante amarillo, cargar un cartucho de papel y trabajar el centro de cada flor.