(1 Porciones)

500 g de champiñones

3 chalotas

Cáscara de 1 limón

Jugo de 1 limón

1 lt de vinagre

1 cucharada de granos de pimienta

1 cucharada de sal gruesa

500 g de champiñones

3 chalotas

Cáscara de 1 limón

Jugo de 1 limón

1 lt de vinagre

1 cucharada de granos de pimienta

1 cucharada de sal gruesa

Limpiar los champiñones con un paño húmedo y colocarlos en una cacerola junto con las chalotas enteras, la cáscara de limón cortada en juliana, el jugo de limón, el vinagre de alcohol, la pimienta negra y la sal gruesa.

Llevar a fuego y cocer durante 20 minutos o hasta que los champiñones estén tiernos. Retirarlos con una espumadera cuidando de que no se rompan.

Ubicar los champiñones en un frasco de vidrio esterilizado. Colar el líquido de cocción y verterlo sobre los champiñones. Cerrar herméticamente. Dejar reposar 2 semanas en la heladera antes de consumir.



Limpiar los champiñones con un paño húmedo y colocarlos en una cacerola junto con las chalotas enteras, la cáscara de limón cortada en juliana, el jugo de limón, el vinagre de alcohol, la pimienta negra y la sal gruesa.



Llevar a fuego y cocer durante 20 minutos o hasta que los champiñones estén tiernos. Retirarlos con una espumadera cuidando de que no se rompan.



Ubicar los champiñones en un frasco de vidrio esterilizado. Colar el líquido de cocción y verterlo sobre los champiñones. Cerrar herméticamente. Dejar reposar 2 semanas en la heladera antes de consumir.